Archivo mensual: octubre 2017

Movilidad: el cambio en la fórmula impacta en más de 17 millones de personas

FUENTE: DIARIO CLARIN

Abarca a jubilados, pensionados, AUH y otras asignaciones. Los haberes se ajustarán por la inflación cada tres meses. 

ISMAEL BERMUDEZ

Movilidad: el cambio en la fórmula impacta en más de 17 millones de personas

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó, como adelantó Clarín en su edición del domingo, que el gobierno propondrá que las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones de la Seguridad, como la AUH, se ajusten cada tres meses por inflación. Y que se convocará al “Consejo de Sustentabilidad Previsional” , creada por la ley de Reparación Histórica, presidida por el Ministerio de Trabajo e integrada por distintos sectores y expertos que fijó un plazo de hasta tres años para proponer un nuevo régimen previsional “universal, integral, solidario y sustentable”.

En tanto, hasta que esa reforma entre en vigencia, el Gobierno hará cambios “para la transición”, como la modificación de la fórmula de movilidad. También propondrá extender la edad jubilatoria de los regímenes especiales, como docente, investigadores científicos por tareas insalubres.

El objetivo inmediato del cambio en la movilidad es reducir el gasto en Seguridad Social. En borradores del propio Gobierno se admite que implica para 2018 una reducción en torno de los $ 100.000 millones en la partida de Seguridad Social con relación al proyecto de Presupuesto del año próximo.

También el FMI recomendó ( “Report 16/346”) tomar esa medida, incluyendo una rebaja en el calculo del haber inicial, porque “permitiría reducir la suba del presupuesto destinado a jubilaciones en alrededor de un 20% del PBI por dos razones: las jubilaciones subirán más lentamente y las jubilaciones iniciales serán ligeramente menores”.

La movilidad impacta en más de 17 millones de personas: son jubilados, pensionados, pensiones no contributivas, asignaciones familiares y Asignación Universal por Hijo (AUH)

Esa reducción se produciría porque con el cambio en la fórmula los jubilados y demás beneficiarios del sistema recibirían en 2018 un aumento inferior al que se desprendería de la actual fórmula.

La diferencia se debe a que actual ley de movilidad ajusta los haberes y las prestaciones de la Seguridad Social cada 6 meses ( en marzo y septiembre) no según la suba de los precios sino en base a otros índices, como salarios, recaudación impositiva y demás ingresos del sistema. Y esos indices vienen creciendo a tal punto que en el proyecto de Presupuesto 2018 el Gobierno estimó una suba del gasto de Seguridad Social en el 22,1%, en gran parte por la movilidad. Otra parte se explica por los aumentos de la Reparación Histórica.

De aplicarse la actual fórmula, las prestaciones de la Seguridad Social terminarían de recuperar lo perdido–unos 10 puntos– en 2016. Con el cambio de fórmula, y sin haber recuperado lo perdido hasta ahora en estos 2 años, las prestaciones durante 2018 concluirían unos 6 puntos por debajo del nivel de 2015.

Además, el ajuste de la prestaciones sólo por la inflación asegura que se mantenga constante el nivel de esas prestaciones pero las excluye de las mejoras que pueda tener la economía o los salarios reales. Por eso, una alternativa sería sumar al ajuste por inflación una especie de plus atado al crecimiento, una especie de “cupón PBI”, o por incremento del salario real.

Otro punto es que la movilidad por la inflación promedio no toma en cuenta que los jubilados y demás beneficiarios tienen unacanasta de consumo diferente al resto de la población por el peso de los gastos vinculados a la mayor edad, como medicamentos y salud, que están aumentando por encima del promedio, como lo marca la Defensoría de la Tercera Edad. Y lo mismo pasa con los sectores de menores recursos.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Jubilaciones y planes sociales: Macri quiere que se actualicen de acuerdo a la inflación

FUENTE: DIARIO CLARIN

El lunes propondrá cambiar la ley de Movilidad de 2009. No modificarán la edad jubilatoria. Planean eliminar los aportes patronales para los sueldos menores a 10.000 pesos.

El Gobierno pretende cambiar la fórmula que determina el ajuste de los haberes jubilatorios, pensiones y demás prestaciones sociales. La idea es actualizarlos por la inflación y de manera trimestral. Asimismo, descarta cambiar la edad para jubilarse, hoy estipulada en 60 años para las mujeres y 65 para los hombres.

La modificación forma parte de una serie reformas, entre ellas varias de naturaleza tributaria, en las que el Presidente Mauricio Macri propondrá avanzar desde el lunes y luego del resultado a su favor en las elecciones legislativas del domingo pasado. En la Casa Rosada y en el Ministerio de Hacienda, donde pusieron a punto muchas de estas propuestas en los últimos días, argumentan que llegó el momento de impulsar modificaciones a la economía. “Se abrió una ventana de oportunidad”, dicen.

Los cambios en el sistema de jubilaciones, en principio, no prevén modificar la edad de retiro. Sin embargo, eso sí ocurrirá en el caso de los regímenes especiales (también llamados “de privilegio”) que contemplan jubilarse antes de tiempo. En esos casos, se buscará una convergencia a la edad general.

Todos estos temas serán debatidos en una comisión que propondrá una reforma previsional. Así quedó establecido en la ley de Reparación Histórica aprobada el año pasado. El Gobierno impulsará allí su visión. Este año, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tras una marcha atrás del Gobierno por una modificación de la jubilación, dijo “la ley dice una cosa y la reglamentación otra: habría que modificar la ley”.

La nueva fórmula de cálculo de las jubilaciones que impulsa el Gobierno buscará que los haberes acompañen la desaceleración de la inflación. Así, para el año próximo, el Gobierno avalaría que las jubilaciones aumenten un 10% si la meta inflacionaria resulta igual a la prevista. Según los números del Presupuesto 2018, eso significaría un aumento menor al previsto para los jubilados el año próximo (22%) surgido de la combinación de la suba salarial del Indec o del Ministerio de Trabajo, más la de la recaudación tributaria por beneficiario a la Anses.

El proyecto de Presupuesto 2018 prevé un desembolso de $1.210.813 millones en concepto de jubilaciones y pensiones no contributivas. Si se actualizan estos haberes por la inflación, y suponiendo que sea 10%, los pagos serían $1.092.145 millones, o sea, $118.668 millones menos en jubilaciones y prestaciones sociales a lo contemplado por la actual ley de Movilidad Jubilatoria que fue sancionada en 2009.

En el Gobierno explican que la señal más importante de una medida así no sería su impacto fiscal sino sobre los precios: el 48% del gasto público primario -jubilaciones y planes- pasaría a ajustarse por la inflación y no por variaciones de recaudaciones de hace un año atrás que eran más altas dada la desinflación que hubo.

Los lineamientos del proyecto oficial irían en consonancia con la opinión de economistas locales y organismos como el Fondo Monetario Internacional y la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE). Técnicos de la Anses señalan que sería un error actualizar los haberes por la inflación y dejar de lado la actual fórmula.

La última recomendación del FMI (2016) dice que “indexar los beneficios a la inflación desde 2019 en adelante reduciría el actual déficit a 20 puntos del PBI”. Precisamente el lunes el staff del FMI arranca la nueva misión para el artículo IV de este año liderada por el economista italiano Roberto Cardarelli. Se verán por dos semanas en Buenos Aires con funcionarios y empresarios.

También la OCDE, en su último informe sobre la economía argentina, recomienda “indexar las prestaciones por jubilación al índice de precios al consumo”. Allí subraya que la fórmula por la que Argentina actualiza sus jubilaciones “transmite todos los beneficios productivos de las generaciones actuales que trabajan a los jubilados”. Señala que el 70% de los beneficiarios recibe la jubilación mínima que es cerca del 80% del salario mínimo y equivalente al 54% del salario promedio. El Gobierno garantizaría el 82% del salario básico para quienes hayan aportado.

El oficialismo plantearía otros cambios en la economía en los próximos días. Los principales son:

  • Blanqueo laboral.
  • Eliminar aportes patronales para los salarios menores a $ 10.000.
    • Extender la licencia para los padres recientes y otorgar la posibilidad de un mes al año sin goce de sueldo.
    • Un aumento de tarifas de alrededor de 35% en diciembre -luz y gas- y dos subas de 20% para las tarifas en 2018, Establecer un sendero de corrección en el precio del transporte de 50 centavos por mes (más un sistema de descuento para los viajes subsiguientes).
    • Gravar las inversiones mayores a $1,4 millones en bonos, plazos fijos y Lebacs.
    • Se cobrará IVA a servicios de empresas no radicadas en el país (caso Netflix).
    • Seducirá parte del impuesto al cheque de Ganancias.
    • Reducir la alícuota de este gravamen de 35% a 25% para empresas que reinviertan las utilidades.
    • Según fuentes oficiales, el costo fiscal de la reforma tributaria estaría entre 0,3% y 0,5% del PBI, unos $ 50.000 millones, una cifra que se considera como un impacto ‘neutro’ desde las cuentas públicas. Mañana, tras el discurso del Presidente en el CCK, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dará detalles de la reforma a los gobernadores.

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Cartas al País

FUENTE: DIARIO CLARIN

Acepté la Reparación Histórica de buena fe, pero no todo es así …

Acepté la Reparación Histórica de buena fe, pero no todo es así ...

Señor Presidente de la Nación, soy jubilada, no uso Twitter y vivo en una propiedad horizontal, en estas condiciones es muy difícil que usted y yo podamos conversar. De todos modos, tengo la esperanza que algún colaborador lea estas líneas y le haga llegar mis inquietudes, que en realidad van dirigidas a los directores de la ANSeS y la AFIP.

Soy argentina y el único “ismo” al que adhiero es al “patrio”, por eso, jamás pensé en hacerle juicio al Estado por mi haber jubilatorio. Sin embargo, llevada por la publicidad supe que era una de las beneficiarias de la Reparación Histórica y lo acepté de buena fe. Pero no todo es lo que parece, sobre todo lo que muestra la publicidad que a esta altura se ha convertido en “engañosa”. Comencé el trámite en abril de 2017 y me dijeron que cobraba en 90 días, (que ya vencieron). Hasta septiembre estaba todo bien y no sabían decirme porqué no cobraba, pero en octubre cambió radicalmente la historia. En efecto, según me informaron, debido a modificaciones internas en la ANSeS, me pasan a un grupo y me desafectan del que estaba (me dan de baja y debo aceptar nuevamente la propuesta). Esto es engañoso, dilatorio y como mínimo irregular y desprolijo, ya que hay personas con un haber mayor que cobraron y otras que no aceptaron la propuesta y también cobraron. Siempre respeté al Estado, y lo menos que puedo reclamar es el mismo respeto, y para eso es necesario darle a la palabra el valor que debe tener, y las instituciones deben ser en el trato con los ciudadanos, responsables, eficientes y transparentes. De otra manera da la sensación de que todo cambia para que nada cambie, y siento que estoy viviendo un deja vú, que juegan con nuestras expectativas y nuestras necesidades.

Lo único que puedo rescatar es la atención recibida por parte del personal de planta de la UDAI Centro, quienes con infinita paciencia tratan de contenernos y explicarnos lo inexplicable. Sería bueno que algún funcionario, empezando por los directores, se hicieran presentes para hablar con nosotros como usted, señor Presidente, lo hace en campaña. No hace falta tocar timbre, nos pueden ver a todos y verificar la problemática de cada uno, sólo es necesario tener la intención.

Con respecto a la AFIP, el tema es diferente. He podido comprobar que el que se enoja pierde, aunque el enojo sea la consecuencia de la ineficiencia y mala atención por parte del personal de la Dirección General Centro II por el tratamiento dado a mi solicitud de devolución s/RG3420/12. Agradezco a Clarín ser el medio que nos permite llegar a ustedes.

Norma Teubner

nteubner@hotmail.com

Voces, reclamos y esperas de jubilados

Tengo 82 años, sufro de estenosis aórtica y estoy esperando el reemplazo de la válvula. En septiembre de 2016 me entero a través de “Mi ANSeS” que mi beneficio de pensión estaba alcanzado por la Reparación Histórica. En marzo de este año me anunciaron que mi caso era de mayor complejidad y que consultara nuevamente. Pero me siguen diciendo lo mismo. ¿Cuánto tiempo debo seguir esperando. Necesito una explicación, hay jubilados menores que yo y que ya están disfrutando de la Reparación Histórica.

Martha Gaia

marthagaia@yahoo.com.ar

La ANSeS me condena a una larga agonía con mi jubilación. Me acogí a la moratoria el 26 de agosto de 2016 con el expediente N° 024-20-08642136-5-490-000001 y no resuelven a mi favor debido a no sé cuál historia. Luego se hace un reclamo con el expediente N° 024-20-08642136-5-601-000001 que data del 14 de feberero de 2017 y todos los días ingreso a la Web para sólo leer, después que me contestaron carta documento que el mismo sería resuelto en 150 días corridos y siempre aparece la leyenda: “Se encuentra bajo tratamiento”, y jamás responden. Además me cobraron la primera cuota de la moratoria, un despropósito. Ningún gobierno se interesa por los viejos.

Raúl Colombet

raulcolombet@hotmail.com

Tal vez el señor director de PAMI ignora lo que pasa con los jubilados y la salud. Le cuento. Yo capito en el Hospital de Vicente López (siempre derivada por el médico de cabecera), no pudiendo tener la opción de ser atendida por un especialista en algún otro consultorio.

Teniendo problemas de rodilla y dificultad para desplazarme, pedí un turno con traumatología general para que me vean y deriven al profesional correspondiente. Esto fue el 9 de octubre, y me dieron un turno para el 31 de enero de 2018 (no es broma). De esa atención, seguramente me harán hacer placas para diagnosticar y derivar en consecuencia. Teniendo presente las distintas instancias, en 6 o 7 meses sabré si tengo que hacerme sólo kinesiología o dado el tiempo transcurrido tenga que operarme de la rodilla.

Como dicen por los medios de comunicación, “la prevención es la clave”. Lástima que si pasa mucho tiempo ya no es prevención. Entonces me pregunto, ¿usted sabe cómo debe peregrinar un jubilado/pensionado para ser atendido como corresponde? Si quiere, café mediante, le cuento.

María Luisa Yuca

lilycalvo12@hotmail.com

Se cumplieron nueve (9) años desde el inicio de nuestra lucha para modificar la “ley de Ganancias”, disparate legal que grava nuestras jubilaciones mensuales (no de privilegio) y los reclamos judiciales a la ANSeS por los que hay que esperar un promedio de 12 años. Siete de la “década ganada” y dos de “Cambiemos”. En este larguísimo tiempo hemos contactado de todas las formas posibles a los diputados integrantes de las comisiones de Previsión, Presupuesto y funcionarios nacionales, coincidiendo sin excepción en lo injusto de la situación, pero por los misterios insondables e incomprensibles de la política continuamos sin solución.

Salvo que nuestras retenciones sean un pilar fundamental del multimillonario presupuesto nacional y en ese caso los beneficiarios de planes y subsidios deberían hacernos una manifestación de agradecimiento.

Enrique Eckert

ejpeckert@yahoo.com.ar

Quien suscribe, Susana Zarlenga, DNI. N° 6.362.804, apoderada de Zarlenga Mónica Noemí, DN. N° 14.331.112 (persona con incapacidad), por intermedio de la presente solicito asesoramiento, ya que en la ANSeS nos adeudan el pago retroactivo de la pensión de su padre fallecido (Zarlenga Abel Domingo) desde 21 de agosto de 2015.

Se ha presentado toda la documentación pertinente al caso particular el 6 de enero de 2015. Vamos regularmente a las agencias y lo único que nos indican es que hay un error en la liquidación y que tenemos que esperar. ¡Ya no sé a dónde reclamar! Mónica es una persona con una discapacidad mental severa, y por tal motivo tiene muchos gastos, este dinero es de suma utilidad. Quedo a la espera de una respuesta favorable por parte de la ANSeS.

Susana Zarlenga

nany112@hotmail.com

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cartas al País

 

FUENTE: DIARIO CLARIN

Acepté la Reparación Histórica de buena fe, pero no todo es así …

Acepté la Reparación Histórica de buena fe, pero no todo es así ...

Señor Presidente de la Nación, soy jubilada, no uso Twitter y vivo en una propiedad horizontal, en estas condiciones es muy difícil que usted y yo podamos conversar. De todos modos, tengo la esperanza que algún colaborador lea estas líneas y le haga llegar mis inquietudes, que en realidad van dirigidas a los directores de la ANSeS y la AFIP.

Soy argentina y el único “ismo” al que adhiero es al “patrio”, por eso, jamás pensé en hacerle juicio al Estado por mi haber jubilatorio. Sin embargo, llevada por la publicidad supe que era una de las beneficiarias de la Reparación Histórica y lo acepté de buena fe. Pero no todo es lo que parece, sobre todo lo que muestra la publicidad que a esta altura se ha convertido en “engañosa”. Comencé el trámite en abril de 2017 y me dijeron que cobraba en 90 días, (que ya vencieron). Hasta septiembre estaba todo bien y no sabían decirme porqué no cobraba, pero en octubre cambió radicalmente la historia. En efecto, según me informaron, debido a modificaciones internas en la ANSeS, me pasan a un grupo y me desafectan del que estaba (me dan de baja y debo aceptar nuevamente la propuesta). Esto es engañoso, dilatorio y como mínimo irregular y desprolijo, ya que hay personas con un haber mayor que cobraron y otras que no aceptaron la propuesta y también cobraron. Siempre respeté al Estado, y lo menos que puedo reclamar es el mismo respeto, y para eso es necesario darle a la palabra el valor que debe tener, y las instituciones deben ser en el trato con los ciudadanos, responsables, eficientes y transparentes. De otra manera da la sensación de que todo cambia para que nada cambie, y siento que estoy viviendo un deja vú, que juegan con nuestras expectativas y nuestras necesidades.

Lo único que puedo rescatar es la atención recibida por parte del personal de planta de la UDAI Centro, quienes con infinita paciencia tratan de contenernos y explicarnos lo inexplicable. Sería bueno que algún funcionario, empezando por los directores, se hicieran presentes para hablar con nosotros como usted, señor Presidente, lo hace en campaña. No hace falta tocar timbre, nos pueden ver a todos y verificar la problemática de cada uno, sólo es necesario tener la intención.

Con respecto a la AFIP, el tema es diferente. He podido comprobar que el que se enoja pierde, aunque el enojo sea la consecuencia de la ineficiencia y mala atención por parte del personal de la Dirección General Centro II por el tratamiento dado a mi solicitud de devolución s/RG3420/12. Agradezco a Clarín ser el medio que nos permite llegar a ustedes.

Norma Teubner

nteubner@hotmail.com

Voces, reclamos y esperas de jubilados

Tengo 82 años, sufro de estenosis aórtica y estoy esperando el reemplazo de la válvula. En septiembre de 2016 me entero a través de “Mi ANSeS” que mi beneficio de pensión estaba alcanzado por la Reparación Histórica. En marzo de este año me anunciaron que mi caso era de mayor complejidad y que consultara nuevamente. Pero me siguen diciendo lo mismo. ¿Cuánto tiempo debo seguir esperando. Necesito una explicación, hay jubilados menores que yo y que ya están disfrutando de la Reparación Histórica.

Martha Gaia

marthagaia@yahoo.com.ar

La ANSeS me condena a una larga agonía con mi jubilación. Me acogí a la moratoria el 26 de agosto de 2016 con el expediente N° 024-20-08642136-5-490-000001 y no resuelven a mi favor debido a no sé cuál historia. Luego se hace un reclamo con el expediente N° 024-20-08642136-5-601-000001 que data del 14 de feberero de 2017 y todos los días ingreso a la Web para sólo leer, después que me contestaron carta documento que el mismo sería resuelto en 150 días corridos y siempre aparece la leyenda: “Se encuentra bajo tratamiento”, y jamás responden. Además me cobraron la primera cuota de la moratoria, un despropósito. Ningún gobierno se interesa por los viejos.

Raúl Colombet

raulcolombet@hotmail.com

Tal vez el señor director de PAMI ignora lo que pasa con los jubilados y la salud. Le cuento. Yo capito en el Hospital de Vicente López (siempre derivada por el médico de cabecera), no pudiendo tener la opción de ser atendida por un especialista en algún otro consultorio.

Teniendo problemas de rodilla y dificultad para desplazarme, pedí un turno con traumatología general para que me vean y deriven al profesional correspondiente. Esto fue el 9 de octubre, y me dieron un turno para el 31 de enero de 2018 (no es broma). De esa atención, seguramente me harán hacer placas para diagnosticar y derivar en consecuencia. Teniendo presente las distintas instancias, en 6 o 7 meses sabré si tengo que hacerme sólo kinesiología o dado el tiempo transcurrido tenga que operarme de la rodilla.

Como dicen por los medios de comunicación, “la prevención es la clave”. Lástima que si pasa mucho tiempo ya no es prevención. Entonces me pregunto, ¿usted sabe cómo debe peregrinar un jubilado/pensionado para ser atendido como corresponde? Si quiere, café mediante, le cuento.

María Luisa Yuca

lilycalvo12@hotmail.com

Se cumplieron nueve (9) años desde el inicio de nuestra lucha para modificar la “ley de Ganancias”, disparate legal que grava nuestras jubilaciones mensuales (no de privilegio) y los reclamos judiciales a la ANSeS por los que hay que esperar un promedio de 12 años. Siete de la “década ganada” y dos de “Cambiemos”. En este larguísimo tiempo hemos contactado de todas las formas posibles a los diputados integrantes de las comisiones de Previsión, Presupuesto y funcionarios nacionales, coincidiendo sin excepción en lo injusto de la situación, pero por los misterios insondables e incomprensibles de la política continuamos sin solución.

Salvo que nuestras retenciones sean un pilar fundamental del multimillonario presupuesto nacional y en ese caso los beneficiarios de planes y subsidios deberían hacernos una manifestación de agradecimiento.

Enrique Eckert

ejpeckert@yahoo.com.ar

Quien suscribe, Susana Zarlenga, DNI. N° 6.362.804, apoderada de Zarlenga Mónica Noemí, DN. N° 14.331.112 (persona con incapacidad), por intermedio de la presente solicito asesoramiento, ya que en la ANSeS nos adeudan el pago retroactivo de la pensión de su padre fallecido (Zarlenga Abel Domingo) desde 21 de agosto de 2015.

Se ha presentado toda la documentación pertinente al caso particular el 6 de enero de 2015. Vamos regularmente a las agencias y lo único que nos indican es que hay un error en la liquidación y que tenemos que esperar. ¡Ya no sé a dónde reclamar! Mónica es una persona con una discapacidad mental severa, y por tal motivo tiene muchos gastos, este dinero es de suma utilidad. Quedo a la espera de una respuesta favorable por parte de la ANSeS.

Susana Zarlenga

nany112@hotmail.com

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La estafa de la jubilación estatal de reparto

FUENTE: INFOBAE

El gran error, que ni los políticos se animan a aclarar, es que con este régimen no hay aportes que se contabilizan a una persona, porque difiere del sistema de ahorro individual

Por

En la Argentina y en el mundo, los sistemas estatales de jubilación de reparto están quebrados. Las razones son varias, pero fundamentalmente porque gracias a los avances de la medicina la gente vive más años, esto quiere decir que aumentó el stock de jubilados y la relación con los que aportan al sistema previsional no alcanza para pagar haberes equivalentes al 82% móvil del ingreso de un activo, en una labor similar a la que tenían, como demagógicamente prometen y reclaman muchos políticos.

Cuánto vaya a cobrar un jubilado depende de varios factores:

1) la cantidad de personas en actividad que aportan al sistema previsional;

2) el salario real de esas personas; y

3) el porcentaje de impuestos que sobre sus salarios pagan las empresas y los aportantes.

Para que el sistema de reparto solidario funcione razonablemente bien, en principio debe haber 4 aportantes en actividad por cada jubilado; pero hoy hay 6,8 millones de jubilados y pensionados, y 9,4 millones de ocupados registrados en relación de dependencia, entre empleados públicos y privados. Es decir, una relación de 1,4 aportantes por cada jubilado.

Suponiendo que sumamos también a autónomos, monotributistas, monotributistas sociales y asalariados de casas particulares, tenemos 12,2 millones de aportantes, lo que da 1,8 por cada jubilado. Es un cálculo medio trucho, porque los aportes de los monotribustas y monotributistas sociales son monedas.

Y, si aún nos esforzamos más e imaginamos que las 5 millones de personas que trabajan en negro pasan a hacerlo en blanco, se llegaría a 17,2 millones de aportantes sobre 6,8 millones de jubilados; en ese caso la relación subiría a 2,5. De modo que ni haciendo las cuentas más estrafalarias llegamos a la relación de 4 aportantes por cada jubilado.

Para que el sistema de reparto solidario funcione razonablemente bien, en principio debe haber 4 aportantes en actividad por cada jubilado

¿Puede solucionarse el problema incrementando los aportes y las contribuciones al sistema? Mi visión es que si se aumentaran los aportes y las contribuciones, crecerían el trabajo en negro y la tasa de desocupación.

Si con los actuales costos salariales las empresas no quieren tomar más gente, subirlos implicaría espantar más el trabajo en blanco.

Déficit crónico del sistema previsional

Hoy las erogaciones en jubilaciones y pensiones representan, aproximadamente, el 33% del gasto corriente de Estado nacional. ¿Cuánto más puede aumentar ese porcentaje del gasto total? Y suponiendo que así fuera, el nivel de gasto público seguiría siendo asfixiante para el sector privado.

Sería hipócrita no reconocer que el sistema de reparto es inviable. Esto lo saben hasta los políticos menos preparados, pero es políticamente correcto decir que hay que estudiar la forma de arreglar el problema. Es como si quisieran hacer una multiplicación de los panes.

Sería hipócrita no reconocer que el sistema de reparto es inviable. Esto lo saben hasta los políticos menos preparados, pero es políticamente correcto decir que hay que estudiar la forma de arreglar el problema

Antes de continuar es importante destacar un punto que la mayoría de los actuales jubilados no lo entienden. Suelen decir los jubilados: “Yo aporté toda mi vida al sistema previsional. Esa plata es mía y me corresponde”.
El gran error, que ni los políticos se animan a aclarar, es que en un sistema de reparto no hay aportes que se contabilizan a una determinada persona. El sistema de reparto no es un sistema de ahorro.

Cuando un jubilado dice que aportó toda su vida al sistema previsional, no sabe que en rigor estuvo pagando un impuesto durante muchos años para sostener a los que estaban jubilados en ese momento y que ahora él no vive de lo que ahorró durante años, porque no hubo ahorro, vive de los impuestos a la nómina salarial de los que están en actividad. El sistema de reparto es tan simple como eso. Unos pagan impuestos para mantener a los que están retirados, y así generación tras generación.

En definitiva, la jubilación de reparto nace y se mantiene porque vienen los políticos y le dicen a la gente: “Ustedes son imprevisores, incapaces y no están capacitados para prever su vejez, de manera que nosotros, seres iluminados superiores al resto de la sociedad, nos vamos a hacer cargo de su jubilación para que, cuando llegue el momento de retiro, tengan un ingreso digno del cual vivir”.

El resultado está a la vista, jubilados con ingresos miserables y más de un político con muy buenas condiciones de vida

El ahorro para el futuro sustento

¿Cómo se jubilaba la gente antes de que apareciera el político “iluminado”? Comprando propiedades y cuando se retiraba, vivía de los alquileres que le daban esas propiedades. La gente podría comprar cocheras, departamentos o locales comerciales para alquilar y vivir de esos ingresos al retirarse. Y esas propiedades podría comprarlas aquí o en el exterior, si considera más seguro otro país para hundir sus ahorros y cobrar al momento de su retiro.

Es posible que el sistema de las AFJP no sea el óptimo, de todas maneras cabe resaltar que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad que está compuesto por los ahorros que teníamos en las AFJP y el Estado nos confiscó suma actualmente el equivalente a unos 60 mil millones de dólares.

En Chile, donde mataron el sistema de reparto y quedaron funcionando las AFP, manejan un stock de ahorro de largo plazo de 186 mil millones de dólares, con un PBI que es la mitad del de la Argentina.

Esa monumental diferencia de un stock de ahorro de largo plazo tres veces mayor al que tiene el FGS explica por qué a los jóvenes argentinos les cuesta acceder a una vivienda y en Chile sólo tienen que ocuparse de encontrar el departamento que más les agrade. El crédito abunda porque ha logrado acumular una enorme masa de ahorro de largo plazo que permite financiar hipotecas y todo tipo de préstamos, sobre todo para que las empresas puedan invertir.

Con este sistema de reparto tenemos la certeza de que es imposible que matemáticamente los jubilados cobren el 82% móvil. Lo máximo que puede lograrse es que, si se captan inversiones, avance la productividad de la economía y disminuya la desocupación, mejoren los ingresos del sistema previsional y los jubilados actuales tengan un mayor ingreso, de todas maneras todo ese proceso lleva tiempo.

Para mejorar algo el ingreso de los jubilados actuales hay que flexibilizar el mercado laboral para atraer inversiones y reducir el trabajo en negro, e ir pensando la manera de no someter a las futuras generaciones a esta descarada humillación que es el sistema de reparto.

Dicho de otra manera, ¿usted les confiaría sus ahorros para cuando se jubile a Amado Boudou, Julio de Vido, Ricardo Jaime, Guillermo Moreno o a Cristina Fernández de Kirchner? ¿No? Bueno, el sistema de reparto tiene ese riesgo. Seguir dejando en manos de los políticos nuestra jubilación es mínimamente demencial.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Cartas al País

FUENTE: DIARIO CLARIN

¿Por qué tengo que ir hasta la ANSeS a decir que estoy vivo?

¿Por qué tengo que ir hasta la ANSeS a decir que estoy vivo?

Soy Jubilado, tengo 66 años y cobro $ 7.000. Intenté usar mi tarjeta de débito del Banco Patagonia que me otorgó la ANSeS para pagar $ 170 en el supermercado, pero la cajera me dijo que no tenía fondos. Según mis cálculos debería tener sobradamente más de $ 7.000. Llegué a casa y se lo comenté a mi esposa, y me dijo que seguramente no me habían depositado porque no concurrí a la ANSeS para comprobar mi supervivencia. Me indigné y recordé que cuando concurrí al Banco Patagonia a cobrar mi primer asignación, me pagaron con billetes casi destruidos y en cambio de $ 50. Ante mi reclamo, la cajera de muy mal modo me dijo que es lo que había. Pedí por el gerente, amablemente me dijo que no había otros billetes. Recordé cuántas veces vi jubilados bajo el sol en verano haciendo cola en el banco para cobrar. También recordé que han pasado por la ANSeS corruptos administradores que dilapidaron el dinero de los jubilados. Y recordé que antes existían las AFJP, que administraban el dinero de los jubilados y que el gobierno de Kirchner terminó con esas AFJP, con el argumento que el Estado lo haría mejor.

Ahora, compruebo que el Estado a través de los corruptos administradores se robó el dinero que en parte me pertenece. He leído en los diarios y escuchado en los medios de comunicación que se ha invertido en sistemas ultra modernos de software y hardware para dotar a la ANSeS de tecnología de punta. Y nuevamente me indigno, porque si es cierto que se han tecnificado tan avanzadamente, ¿por qué tengo que ir a la ANSeS ha decir que estoy vivo? ¿Es que no son capaces de captar en esos avanzados sistemas los certificados de defunción? ¿Por qué tengo que gastar mi tiempo, mi dinero, que no tengo, para trasladarme a la ANSeS o al banco, esperar o hacer fila para decirles que no he muerto, aún. Es muy sencillo conectar automáticamente las defunciones al sistema. Alguno de los ingenieros que trabajan en el departamento de sistemas de la ANSeS se los puede decir y hacer. No deben y no tienen que seguir maltratando a los que los precedieron trabajando obligándolos a hacer trámites para cobrar, es al menos injusto. Ahora tendré que ir a la ANSeS para que comprueben que estoy vivo. Espero que no tenga que hacer la fila, porque tengo problemas de circulación y mi médico me dijo que no me mantenga mucho tiempo parado. La ANSeS no pretende acortar mis próximos años de vida manteniéndome parado esperando ser atendido, pero sin quererlo lo logrará. Cuando el sistema se vuelve burocrático y nadie es el responsable,… porque el único responsable es el sistema… ¡Vamos mal!

Miguel Baghdasarian

miguelbag@gmail.com

Voces, reclamos y esperas de jubilados

Hace más de ocho años que inicié un juicio a la ANSeS para cobrar lo que me corresponde, dado los aportes realizados durante mi vida laboral. Actualmente tengo sentencia, pero no cobro, con el perjuicio que esto me significa. Colegas en igual condición, habiendo iniciado el juicio más tarde -lo hicieron hace ya tres años- han cobrado. Aunque me sorprende, descarto la posibilidad que el ente mencionado tenga algún tipo de animosidad hacia mi persona.

No creo ser tan importante. Más bien atribuyo la demora a la burocracia o bien negligencia, por lo que deduzco que deberé esperar para que esto se concrete un tiempo indefinido más, con la esperanza que sea antes de que me vaya de este mundo.

Carlos Cucchiaro

ccucchiaro@fibertel.com.ar

Señor Basavilbaso, me jubilaron como subsecretario de Salud de un municipio del conurbano. La jubilación que me fue otorgada es una limosna, como a la mayoría de los jubilados. Inicie acción judicial para recomponerla: la demanda se aprobó en primera instancia y en segunda instancia, la ANSeS no apeló la sentencia, y quedó firme. Me informaron que tengo que esperar 120 días hábiles para poder cobrar, en caso contrario iniciar “ejecución de sentencia”. Siguen las chicanas. El tema es que tengo un problema de salud muy importante que hace peligrar mi vida. Le escribí a usted, señor Basavilbaso y me respondió con evasivas y que “siga los cauces normales”. Concurrí a Alsina 250, en CABA, donde está mi expediente: fui muy mal atendido y encima me dijeron que tenía que presentar una nota con los estudios, historia clínica y certificado médico para ser considerado “enfermo grave”. (Resolución N° 56/97).

¿Qué más hay que hacer para que me paguen lo que me corresponde a pesar de que la Justicia ya se expidió? Mi maestro, el doctor René Favaloro, se tuvo que quitar la vida porque los gobernantes de turno no lo escucharon.

¿Así que hay que actuar para que después de producido el hecho se rasguen las vestiduras explicando lo inexplicable?

Señor director de la ANSeS, espero una respuesta a la brevedad sin excusas, porque el Presidente proclamó que este gobierno era Cambiemos. ¿Será así? ¿O habrá que morirse nomás sin poder vivir dignamente los últimos años de mi vida?

Mario González

mggterceraedad@yahoo.com.ar

Tengo 80 años y le agradezco a mi querido nieto que me ayudó a inscribirme en la Reparación Histórica. Me citaron para el 12 de julio pasado y junto con mi abogada firmamos el acuerdo. El 3 de agosto ingresó al Juzgado y el 12 de septiembre quedó homologado. Finalmente en setiembre cobré el ajuste, que representa casi el 60% de aumento. Nuevamente, gracias a mi querido nieto.

Gregorio Musolino

gregoriomusolino@hotmail.com

Hace más de 10 años inicié juicio a la ANSeS por la actualización de mi jubilación. Beneficio Jubilación Número: 15087137240. Pensé que la Reparación Histórica no era sólo verso para ganar elecciones. Tengo 81 años y serios problemas de salud. En la correspondiente página de la ANSeS solamente figura: “Necesitamos contactarte a fin de hacerte saber cuál será tu propuesta concreta”, pero diariamente cliqueo para obtener siquiera una propuesta, pero pasan los meses y años y ni una palabra de contestación recibo. Yo sólo pretendo no seguir dependiendo de mis herederos forzosos y poder gastar en vida el dinero de mi jubilación y reparación, y no que sea utilizado sólo para cubrir los gastos de mi sepelio. Señores de la ANSeS, ¿dónde está mi dinero?

Roberto Dick Ossa

dickossa@fibertel.com.ar

Es increíble que en 2017 los jubilados a los cuales nos retienen un porcentaje para el PAMI, para afiliarnos a ese instituto, tengamos que presentar la documentación que indico a continuación e ir personalmente: “Ultimo recibo de cobro – OPP (Orden de Pago Previsional) – CPP (Comprobante de pago previsional) – Primera liquidación. Documento Nacional de Identidad con domicilio actualizado. Formulario de opción o codem, en caso de haber pertenecido a otro agente del Seguro de Salud (Obra Social). Constancia de CUIL emitida por la ANSeS”. ¿Cuándo habrá que hacerlo por Internet? Es hora que se eviten estos trámites burocráticos y la ANSeS como agente de retención tendría que solucionarlo conjuntamente con el PAMI. Las credenciales para ser atendido por médicos del PAMI se tendría que enviar por correo, como los bancos con las tarjetas de crédito y débito.

Eduardo Torreiro

eftorreiro@gmail.com

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Cómo está y cómo seguirá el plan de reparación histórica para los jubil

FUENTE: DIARIO LA NACION

Hasta ahora cobran un aumento algo más de 1,1 millones de personas, mientras que otras 305.000 esperan una propuesta; nuevo plazo para un trámite

SILVIA STANG

Por el plan de reparación histórica, son por ahora 1.113.443 los jubilados y pensionados del sistema gestionado por la Anses que cobran sus haberes incrementados según los criterios establecidos por la ley 27.260. Dentro del universo de personas que aún no tienen su ingreso reajustado (pero que están incluidos en el plan, según se les informó), hay 305.846 que no recibieron todavía una propuesta, es decir, no se les dijo de cuánto sería su ingreso mensual y, eventualmente, cuánto cobrarían en concepto de retroactivo, siempre en caso de dar su acuerdo. A continuación, una guía para conocer cómo está el plan y qué trámites deben hacer los jubilados, según cuál sea su situación.

Si se cobra el aumento sin haber hecho ningún trámite previo, ¿qué pasos hay que seguir?

-La gran mayoría de quienes están percibiendo su ingreso reajustado no hicieron un trámite previo, sino que fueron incluidos en los procedimientos de pago anticipado que dispuso la Anses, tras considerar cuestiones como la edad y los montos implicados en las subas. Como la ley establece que la reparación es un plan de acuerdos entre partes, sí se prevé una gestión posterior. Días atrás, la Anses emitió la resolución 185, en la que se establece que hay plazo hasta el 28 de febrero de 2018 para dar los siguientes pasos, según explicaron en el organismo:

Si la suba fue menor al 30% del haber mínimo, se deberá aceptar la propuesta (o rechazarla, en caso de así decidirlo) en la página de la Anses (http://www.anses.gob.ar, tras ingresar con la clave de la seguridad social).

Si la suba del haber superó el 30% del haber jubilatorio mínimo, además de hacer esa aceptación en la web, deberá suscribirse el acuerdo con la Anses, que luego será enviado a la Justicia para su homologación.

-¿Cómo sigue el trámite tras aceptarse la oferta en la web?

Lo siguiente es válido tanto para los casos enunciados en la última parte de la respuesta anterior, como para quienes tienen una propuesta de aumento y necesitan firmar antes un acuerdo para poder cobrarlo (por no estar contemplados en los procedimientos de pago anticipado). Tras la aceptación en la web, el acuerdo se firma con la huella dactilar (salvo casos excepcionales), en una sucursal bancaria que tenga lector de datos biométricos y habilite el trámite, o en una oficina de la Anses (con turno asignado). Deben firmar el jubilado y un abogado que él designe, ambos en la misma terminal y sin que pasen más de 30 minutos entre uno y otro. El pago de los honorarios de este profesional está a cargo del Estado. Luego, el acuerdo es firmado por las autoridades de la Anses y remitido en forma electrónica a la Justicia para su homologación, el último paso antes de que se comience a cobrar el haber reajustado (en los casos en que no hay pago anticipado, claro está).

-¿Cuántas propuestas se aceptaron y cuántas se rechazaron?

-Según la Anses, hay 745.607 aceptaciones y 57.939 rechazos. Y se suscribieron hasta ahora 249.380 acuerdos, de los cuales 156.073 fueron homologados por un juez. El Gobierno estimó que serán, en total, unos 2 millones los jubilados alcanzados por el programa.

-¿Por qué alguien rechazaría la propuesta de aumento?

El plan prevé la firma de acuerdos, que implican renunciar a la vía judicial para reclamar por un reajuste del haber. Así, si hay un litigio en trámite, ya no seguirá. Y si no se había iniciado demanda, ya no se la podrá iniciar. La causa de un rechazo puede ser el considerar que se obtendría un beneficio mayor en un juicio. Y esto puede ocurrir, según el caso, porque los índices de actualización con los que se hacen los cálculos son diferentes en el plan de reparación histórica respecto de los que ordenan utilizar los fallos judiciales (esta cuestión de los índices fue llevada a la Justicia y la decisión está en manos de la Corte Suprema). Otro factor a considerar para decidir es el tiempo de cobro.

-¿Cómo se puede conocer la oferta de incremento del haber?

Se ingresa en la página de la Anses con la clave de la seguridad social. El uso de esta clave de identificación permite ver datos particulares (no sólo los del plan de reparación sino también otros; por ejemplo, el detalle de la liquidación mensual de los haberes). La clave puede generarse y habilitarse en la propia página.

-¿Y si aún no hay propuesta?

Hay quienes aún no tienen una propuesta. Según la Anses, son 305.846 casos “complejos”. Los funcionarios dicen estimar que podrán dar respuesta “a todos antes de fin de año”.

-¿Cuánto tiempo pasa entre el acuerdo y el reajuste del haber y el cobro del retroactivo?

No hay un plazo establecido para que los jueces homologuen, una vez que la Anses envía los acuerdos para su consideración. Los tiempos varían según el juzgado. En su inicio, además, el sistema tuvo problemas en la parte informática. En el organismo previsional señalan que la demora promedio entre la firma del acuerdo y el cobro es de unos tres meses. Y para algunos casos se dispuso anticipar -mientras se está a la espera de la homologación- el reajuste del haber mensual, dejando para después el cobro del retroactivo, es decir, de las diferencias entre el nuevo y el viejo haber, que se hayan acumulado desde el momento a partir del cual se reconoce el derecho a cobrar un ingreso más alto, hasta que el cobro se hace efectivo.

-¿Siempre se cobra retroactivo?

No necesariamente. Hay dos cuestiones: por un lado, el posible retroactivo acumulado por el tiempo previo a la reparación histórica. En este punto, a quienes no habían hecho juicio (pero se les reconoce que en los últimos años se les estaba pagando menos de lo que correspondía) se les actualiza el ingreso mensual, pero no hay pago por períodos previos. A quienes estaban en juicio y no tenían sentencia firme, la ley les reconoce el derecho a cobrar en cuotas un retroactivo, hasta un máximo de 48 meses; dependiendo del tiempo que lleve el trámite judicial, eso puede representar una quita, porque ganar el litigio da derecho a cobrar lo acumulado por las diferencias entre lo que debió haberse cobrado y lo que se cobró cada mes, desde dos años antes de la demanda. Por último, para quienes tienen sentencia firme, el reconocimiento del retroactivo (con pago en cuotas también) es sin límite temporal. La otra cuestión por la que puede acumularse una deuda del Estado con el jubilado es el tiempo que transcurra entre la aceptación de la propuesta de la reparación y el pago efectivo del haber incrementado.

-¿Se puede pedir una reconsideración del monto ofrecido, si se considera que no está bien calculado según la ley 27.260 ?

La forma de hacerlo es presentar el pedido de reconsideración personalmente en una oficina de la Anses, donde dicen que “próximamente” esa posibilidad estará disponible en la web. Según fuentes del organismo, se presentaron pocos pedidos. Y señalan también que se habilitó un aplicativo para cargar datos de un juicio que, eventualmente, no aparezcan en la página de la Anses.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized