Archivo mensual: febrero 2017

Anses regulariza la retención del impuesto a las Ganancias en febrero

FUENTE: iPROFESIONAL

La actualización del impuesto no fue recibida por muchos jubilados debido a que los pagos a los jubilados y pensionados se realizan por adelantado

Por Rubén Ramallo

or primera vez en más de una década y media rige una ley que dispone una actualización, aunque parcial, de los valores de la tabla de alícuotas del polémico impuesto a las ganancias.

Ua resolución de la AFIP, emitida el 31 de diciembre del año pasado, explicitó que si las empresas debían pagar los sueldos de ese mes en los primeros cuatro días del año siguiente ya tenían que usar los nuevos valores que fueron publicados.

Si, en cambio, ya los habían confeccionado con los valores anteriores, durante el mes de enero tendrían que hacer la devolución del impuesto retenido de más.

Pero en el caso puntual de la ANSES, todo indica que los tiempos son otros. A medida que se va cumpliendo el cronograma de pagos de jubilaciones y pensiones muchos beneficiarios se encuentran con una dura realidad: se les están descontando elevados montos cuando, según la normativa, están exentos.

Fuentes del organismo, en diálogo con iProfesional explicaron que “a diferencia de lo que ocurre con las empresas u otras reparticiones públicas, el pago se hace en forma anticipada”. En el caso puntual de los haberes de enero, la liquidación se realizó el 7 de diciembre, es decir antes que se conocieran las nuevas escalas”.

Para darle claridad al tema, agregaron que “en Enero no se pudieron aplicar las nuevas tablas porque la ley se promulgó después que se había liquidado el mes. Pero en febrero se aplica y se hace la devolución de enero, tal como se explicó oportunamente”.

“Lo que debe quedar claro es que no hay error de cálculo sino imposibilidad material de poder incluirlo en la liquidación, que tiene que estar disponible la primera semana de Enero”, agregaron.

De acuerdo a la nueva escala, durante el 2017, los jubilados pagarán Ganancias sólo si superan 6 veces el valor de la prestación mínima (hoy de $5.661). De esta manera, queda afuera del tributo quienes no superen de jubilación bruta los $33.966 mensuales.

Esta excepción no tendrá efectos para los jubilados que obtienen otros ingresos ni para los que pagan Bienes Personales.

Dos casos que ilustran la situación
De acuerdo a la propia página de ANSES, a un jubilado con un haber por encima de los $31.000, que está exento del pago del impuesto según la nueva tabla, se le deducen unos $1.770. Es decir, el 5,5% de su haber, que se recuperará en febrero.

En otro caso, con una jubilación docente de $41.447, el descuento que se le aplicó fue de $5.411,81, es decir del 13%, cuando lo que correspondía era un descuento de alrededor de $900.
La otra cara del problema
Desde la ANSES se informa a quien lo requiera que el monto descontado de más será devuelto con los haberes de febrero. Eso sí, tomando en cuenta el importe del impuesto, esta vez calculado con las nuevas escalas, para el período enero – febrero.
Si se considera que hoy están alcanzados por el Impuesto a las Ganancias unos 240.000 jubilados y que el monto promedio rondaría entre los $2.500 y los $3.000, según datos aportados por la propia Anses, el mal trance de este mes se superará con el próximo pago.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Convocatoria a abogados para asesoría a jubilados

FUENTE: DIARIO EL DIA

La Defensora Ciudadana platense, María Florencia Barcia, lanzó una convocatoria a abogados con matrícula federal que residan en nuestra ciudad, para formar parte del listado de letrados que desde la institución asesoren gratuitamente a los jubilados y pensionados en la homologación del Acuerdo de Reparación Histórica.

Se trata de una convocatoria en base a un convenio que el Anses rubricó con la Asociación de Defensores del Pueblo de la Argentina (Adpra), por el cual los jubilados y pensionados podrán encontrar a su letrado de forma gratuita en cualquiera de la oficinas de la Defensoría del Pueblo de todo el país, y, en el caso de los honorarios del abogado, correrán por cuenta del Estado.

Por esto, Barcia dijo ayer a EL DIA que “para ayudar a la primera camada de abuelos estamos convocando a letrados que quieran participar a integrar un listado en la Defensoría, siempre que cuenten con matrícula federal y vivan en La Plata”.

“De esta forma, a través de la Defensoría, los jubilados podrán tener asesoramiento legal y un letrado que les inicie el trámite en la Anses de forma gratuita para ellos”, explicó Barcia.

Y remarcó la importancia de la convocatoria dado que “recibimos por día entre 15 y 20 consultas de abuelos de la Ciudad que quieren saber cómo hacer el trámite de homologación del Acuerdo de Reparación Histórica”:

La ómbudsman platense explicó que para la inscripción de los letrados interesados, deben dirigirse a la sede de la Defensoría, en el palacio Campodónico, en diagonal 79 Nº984 entre 5 y 56, o comunicarse telefónicamente al 427-0531.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ganancias, Bienes Personales y monotributo: guía impositiva 2017

FUENTE: DIARIO LA NACION

Este año entran en vigor varios cambios en los esquemas de los tributos que están a cargo de las personas; cómo impactarán en el bolsillo las modificaciones y cuáles son los temas pendientes para un debate que aún continúa

SILVIA STANG

Foto: Javier Joaquín

Una de las novedades es que, por primera vez en más de una década y media, una ley dispone una actualización, aunque parcial, de los valores de la tabla de alícuotas

Tras las negociaciones políticas que corrieron contrarreloj, 2016 terminó con una ley aprobada que fija las pautas por las que desde este primer mes de 2017 se rige el impuesto a las ganancias que pesa sobre asalariados, jubilados y autónomos.

Quiénes pagan

En el caso de asalariados, tributan quienes reciben ingresos de por lo menos $ 23.185 netos o $ 27.934 brutos si no tienen familiares a cargo ni aplican otras deducciones (las cifras son un promedio mensual, con el proporcional de aguinaldo incluido). Para quienes deducen cónyuge y dos hijos, el menor salario alcanzado se eleva a $ 30.671 (netos) o 36.953 (brutos). Otro caso puede ser el de alguien que tiene deducción por hijos y no por cónyuge (algo bastante usual, porque el requisito para deducir es que la otra persona no tenga ingresos propios o que los que perciba sean muy escasos); en este supuesto, con un hijo a cargo el salario más bajo afectado por Ganancias es de $ 25.065 (netos) o $ 30.199 (brutos). Para los jubilados, la ley dispone que -si por su patrimonio no están alcanzados por Bienes Personales o si lo están pero sólo por su vivienda- tributen cuando cobren un ingreso de por lo menos seis haberes mínimos: hoy eso equivale a $ 33.966. Los autónomos, en tanto, mantendrán la distancia con los asalariados establecida hace años por ley; así, ahora pagarán a partir de una facturación promedio mensual de $ 8661 si no tienen deducción por familiares, y de $ 16.770 si se deducen cónyuge y dos hijos.

En el caso del asalariado soltero, el valor del mínimo salario alcanzado es un 23% superior al de 2016. Para Adriana Piano, socia del estudio SMS en el Departamento de Asesoramiento Fiscal, si bien es positiva la actualización, “los montos siguen por debajo de los que habitualmente se disponen para el consumo y satisfacción de necesidades básicas habituales”. El debate, de hecho, no incluyó la evaluación de algún criterio para la definición de quiénes tributan. Piano sí destacó que se haya dispuesto un menor peso del impuesto para los trabajadores que residen en la zona patagónica.

Cuánto se paga

El impuesto se cobra considerando el ingreso neto (ya descontados los aportes a la seguridad social) y una vez restados los montos no imponibles (que son los mencionados en el apartado anterior). Luego, se restan las deducciones posibles por diferentes gastos. El número resultante es el ingreso imponible. Según cuál sea esa cifra, el contribuyente será ubicado en uno de los nueve escalones que tiene la nueva tabla de alícuotas (se agregaron dos y se llevaron las tasas más bajas del 9 al 5% y del 14 al 9%). Al haberse elevado los valores que definen en qué parte de la tabla se ubica alguien, se produce un alivio en la alícuota efectiva, es decir, en cuánto representa el impuesto como porcentaje del ingreso. Un asalariado sin cargas de familia que en 2016 cobró un salario promedio de $ 30.000 netos, tuvo un descuento anual por Ganancias equivalente al 8,4% de su salario; si se considera un sueldo para este año de $ 37.500 (un 25% más), la carga impositiva será de 6,5% del ingreso ($ 32.045 anuales). Un casado y con dos hijos, con un sueldo neto de $ 50.000, tuvo un descuento equivalente al 14,7% en 2016; si este año su salario promedio llega a $ 62.500, la carga será del 12,8% ($ 104.223).

Las deducciones

La nueva ley eliminó la posibilidad de deducir (restar de la base imponible) a familiares como padres, abuelos, hermanos o suegros. Y en cuanto a los hijos, elevó a $ 24.432 el monto anual de la deducción y redujo a 18 años la edad máxima (antes era de 24 años). “Además, con la reforma los hijos podrán ser deducidos sólo por uno de los padres, mientras que antes se permitía que lo hicieran los dos”, apunta Piano. Para Analía Saitta, socia de la consultora KPMG, es un avance que se permita deducir el costo del alquiler para vivienda: es deducible hasta 40% de lo pagado, con un tope anual de $ 51.967; además, no se debe ser propietario de ningún inmueble. Saitta observa que el sistema presenta una “inconsistencia” cuando se compara esa nueva deducción con la permitida por intereses de créditos hipotecarios, un ítem por el que sólo se pueden descontar $ 20.000 al año, cifra congelada desde hace años. Esa misma desactualización afecta a los topes aplicables a otros gastos deducibles, como seguros de vida o costos de sepelio (sólo se descuentan de la base imponible $ 996 por año en cada caso). Por salarios y aportes para el servicio doméstico, la deducción tope anual es de $ 51.967. Y la nueva ley suma la posibilidad de deducir viáticos, con montos que deberá detallar la AFIP y con un tope de $ 20.786. A los fines prácticos, para declarar las deducciones habrá que esperar la actualización, en los próximos días, del formulario 572, que se completa en forma electrónica ingresando con clave fiscal en la web de la AFIP y cliqueando en la opción llamada “Siradig”.

Aguinaldo

El salario anual complementario sigue alcanzado por Ganancias, pero desde este año el cobro del impuesto se distribuirá en los 12 meses. Por eso, la AFIP estableció que los empleadores (o los organismos previsionales) deberán agregar una doceava parte del sueldo al calcular la retención mensual del impuesto (que es de determinación anual). Y los montos deberán ajustarse cuando se conozca la cuantía real de esos pagos.

Horas extras

Se estableció una exención para la diferencia entre el valor de las horas extras y el de las horas ordinarias, cuando el pago se perciba por dar servicios en días feriados, inhábiles o durante el fin de semana. La segunda novedad es que un trabajador no cambiará de escala, dentro de la tabla de alícuotas, por efecto del cobro de horas extras (el concepto se excluirá para la consideración de cuál es la alícuota que corresponde).

Hacia adelante…

A partir de 2018, cada año los montos del salario imponible y los valores de la tabla de alícuotas se ajustarán según la evolución del índice Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables).

Bienes personales

Hacia 2015 tributaron quienes tenían un patrimonio gravado cuyo valor era de al menos $305.000; ahora ese valor se elevó a $800.000 y, además, se redujo la tasa de imposición

La ley 27.260 dispuso modificaciones en el esquema del impuesto a los Bienes Personales. Los cambios abarcan a los años 2016, 2017 y 2018. Lo más sustancial es el aumento del valor del patrimonio alcanzado por el tributo y la baja de las alícuotas.

Quiénes pagan

Por el ejercicio fiscal 2016 se determinó que tributarán quienes al 31 de diciembre pasado tenían un patrimonio de por lo menos $ 800.000 (considerando los bienes que están gravados y las normas de valuación vigentes). La declaración y el pago del impuesto vencerán este año en el mes de junio, según una medida excepcional dispuesta por la AFIP (lo habitual es que esos vencimientos sean en el mes de abril) para facilitar las gestiones del blanqueo de bienes y capitales, cuyo vencimiento es el 31 de marzo. La ley también definió que el monto de patrimonio a partir del cual se pagará el impuesto será de $ 950.000 para este año (el vencimiento será en 2018) y de $ 1.050.000 para 2018 (con pago en 2019).

Exentos por cumplir

La ley de blanqueo fiscal estableció un premio para los contribuyentes que cumplieron con sus obligaciones en los últimos años y que no tienen necesidad de sincerar la tenencia de activos, por haberlos declarado ya. El beneficio tiene dos opciones (elegir una excluye a la otra): la exención de Bienes Personales por los años 2016, 2017 y 2018, o la exención de Ganancias del medio aguinaldo cobrado en junio de 2016 (en este segundo caso, se tramita una devolución del monto ya aportado). La exención no es automática sino que debe tramitarse en la página web de la AFIP, cliqueando en la opción de servicios interactivos denominada “Sistema registral” y siguiendo los pasos que allí se indican; para hacer ese trámite hay tiempo hasta el 31 de marzo de este año.

Cuánto se paga

“El cambio más importante en Bienes Personales es la baja del nivel de imposición”, afirma el contador Martín Caranta, director de Impuestos del estudio Lisicki, Litvin & Asociados. Así, por lo correspondiente a 2016 se pagará una alícuota única de 0,75% (hasta el ejercicio anterior, las tasas eran de 0,50%, 0,75%, 1% o 1,25% dependiendo del valor de los bienes gravados). Para el impuesto correspondiente a este año la alícuota será de 0,50% y para el de 2018, de 0,25 por ciento. Además, Caranta destaca la modificación referida al monto sobre el cual se calcula el gravamen: hasta el año pasado la alícuota se aplicaba sobre el valor total del patrimonio gravado, mientras que ahora se considerará sólo lo que exceda del monto no imponible. Es decir, en el caso de este año, para lo que exceda de $ 800.000. De esta manera, alguien con bienes gravados por un millón de pesos en 2015, tributó $ 7500 por ese período; si por 2016 se declara un patrimonio también de un millón de pesos, entonces el pago al fisco será de $ 1500. En el ejemplo, la alícuota es la misma en ambos casos, pero en el segundo período y dados los cambios aprobados, se descuentan $ 800.000 de la base imponible y el cálculo se hace sobre $ 200.000. Otro caso: para un patrimonio gravado valuado en 3 millones de pesos, la alícuota aplicable hasta el ejercicio pasado fue de 1,25% y, al calcularse sobre la totalidad del monto, el impuesto resultó de $ 37.500; con el nuevo esquema, por tener bienes de ese valor este año habrá que tributar $ 16.500.

Las valuaciones

Para saber cuánto se declara como valor de cada bien, en el caso de los inmuebles la ley indica que debe considerarse el precio de la adquisición o del momento de ingreso al patrimonio y descontarse una amortización del 2% anual; la cifra se compara con el valor fiscal que surge del impuesto inmobiliario cobrado por la jurisdicción donde está ubicada la propiedad. Y se toma el valor más elevado. En el caso de los automóviles, al valor de compra se le descuenta un 20% anual y así, en el término de 5 años el bien queda amortizado y ya no tributa; el valor declarado del vehículo nunca puede ser inferior al que se consigna en un listado que cada año publica la AFIP. Entre otros activos, están alcanzados por el tributo los bienes ubicados en el exterior, la tenencia de billetes, ya sea de pesos o de moneda extranjera; los saldos en cuenta corriente bancaria; los objetos de arte y antigüedades y bienes varios del hogar. También están gravadas las obligaciones negociables, las cuotapartes de fondos comunes de inversión y las acciones.

Exenciones

Aunque deben declararse, algunos activos no están alcanzados por el tributo. Según la ley vigente, se trata, entre otros bienes, de los depósitos en pesos o en moneda extranjera a plazo fijo o en cajas de ahorro bancarias; los títulos y bonos emitidos por la Nación, las provincias, la ciudad de Buenos Aires o los municipios; las Lebacs; los bienes inmateriales (marcas y patentes, por ejemplo) y las cuotas sociales de cooperativas.

Hacia adelante…

En la primera propuesta que el Poder Ejecutivo presentó el año pasado al Congreso para modificar el impuesto a los bienes personales, se incluyó su eliminación para el año 2019. Sin embargo, eso no fue aceptado y el punto fue borrado del texto que se aprobó. El futuro del gravamen, sin embargo, podrá ser considerado en la reforma tributaria amplia que la misma ley -la 27.260- dispone que deberá hacerse este año. En la opinión del tributarista Andrés Edelstein, socio de PwC Argentina, entre las cuestiones que podrían revisarse se encuentran: la consideración de los pasivos para definir la base imponible (de tal forma que, al descontarse las deudas del contribuyente, quede gravado el patrimonio neto); la integración del gravamen que recae sobre acciones y participaciones sociales (cuyo pago hoy está en cabeza de las sociedades), y la actualización de valores a través de un mecanismo permanente. Con respecto al debate sobre la continuidad, Edelstein sostuvo que si bien no es muy relevante en términos de recaudación (en 2016 representó un 1,4% de los recursos tributarios), “podría pensarse en mantener un impuesto sobre el patrimonio neto, que serviría como mecanismo de control”.

Monotributo

Se incrementaron un 75% los montos tope de facturación para estar en el sistema y en cada categoría, y también se elevó el aporte mensual; habrá actualización automática

Aprobada cuando faltaban pocos días para la finalización de 2016, la ley 27.346 dispuso cómo será el esquema del monotributo para este año y, a la vez, estableció un mecanismo de actualización automática de montos para los próximos años.

Los nuevos topes

La facturación máxima anual que permite la permanencia en el régimen del monotributo se elevó de $ 400.000 a $ 700.000 (en las actividades de servicios) y de $ 600.000 a $ 1.050.000 (venta de cosas muebles). En el segundo caso, para las tres categorías más altas (I, J y K según las nuevas denominaciones) rige también la exigencia de tener 1, 2 o 3 trabajadores a cargo, en cada caso. Según evaluó Adriana Piano, socia del estudio SMS-San Martín, Suárez y Asociados en el Departamento de Asesoramiento Fiscal, la actualización dispuesta no resuelve los problemas de fondo; afirmó que en la categoría máxima para la actividad comercial, el tope representa una venta mensual total de $ 87.500, un valor con el que el régimen obliga a afrontar el pago de sueldos y cargas sociales de al menos tres empleados lo cual, “considerando un sueldo bruto de $ 15.000, implica un costo de unos $ 56.250”. Agregó que “a ello hay que sumar los gastos del negocio, como impuestos provinciales, luz, gas y alquileres” y que, por lo tanto, “prácticamente no queda margen para estar categorizado [en este caso] debidamente dentro del régimen. Según un informe elaborado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, esa exigencia de empleados requiere que, en caso de no contar más con uno de ellos, la reposición deba hacerse en el plazo de un mes, “algo que hoy es prácticamente imposible de cumplir, sobre todo si el trabajador renuncia”.

Las categorías

Además de los montos de facturación tope para estar en el sistema, se actualizaron -en la misma proporción, es decir un 75%- los valores de los rangos de ingresos para cada una de las categorías. Así, en la nueva tabla, la categoría A incluye a quienes facturan hasta $ 84.000 al año (además de cumplir con los otros parámetros, como los de superficie afectada y el consumo de electricidad, que se mantienen igual, y el del monto de alquileres devengados, que en cada escalón se elevó también un 75%). El segundo escalón (categoría B) será para quienes tengan ingresos de más de $ 84.000 y de hasta $ 126.000, en tanto que en la nueva categoría C se ubicarán quienes facturen entre ese último monto y $ 168.000 al año. Según anunció el jefe de la AFIP, Alberto Abad, el organismo hará una recategorización de oficio encuadrando a los contribuyentes en la categoría inmediata inferior a la que estaban inscriptos hasta diciembre pasado. Y los monotributistas tendrán tiempo hasta el 31 de este mes para modificar su ubicación, si resulta necesario. Este mes vence también vence una de las recategorizaciones cuatrimestrales que deben hacer los contribuyentes que, por los ingresos obtenidos en los últimos meses, deban pasar de un escalón a otro en la escala; sobre este punto, se dispuso llevar el vencimiento del trámite al día 31 y se estableció que, aun cuando se considere lo facturado entre los meses de septiembre y diciembre de 2016, se utilice la nueva escala vigente desde este mes para definir en qué categoría corresponde estar. Los trámites podrán hacerse sólo a partir del martes próximo, ya que para hacer adecuaciones en los sistemas, la AFIP suspendió por unos días, desde el 1° de este mes, la posibilidad de hacer operaciones vinculadas al monotributo y al blanqueo.

Reincorporados

Quienes habían quedado excluidos del monotributo durante 2016 por haber superado los montos de facturación tope, podrán regresar ahora si es que cumplen con los nuevos requisitos. Según la resolución 3982 de la AFIP, publicada el viernes en el Boletín Oficial, esa opción se podrá ejercer hasta el 31 de mayo.

Impuesto a pagar

El monto de lo que debe pagarse mensualmente por el componente impositivo se eleva desde este mes un 75 por ciento. Así, por ejemplo, en las dos categorías más bajas, donde no hay diferenciación de montos según se trate de actividad de servicios o de comercio, los montos pasan de $ 39 a $ 68 y de $ 75 a $ 131. Y en los escalones más altos pasará a tributarse $ 2800 (categoría H correspondiente a servicios) y $ 4725 (categoría K correspondiente a comercio). Para los pagos de enero y febrero se usarán las credenciales que estaban vigentes en 2016. La AFIP informó que, si se paga por ventanilla en una entidad que no tiene actualizado su sistema, habrá que ingresar luego las diferencias: habrá tiempo hasta el 31 de mayo.

Salud y jubilación

El pago con destino a la obra social, que había aumentado en junio pasado, seguirá en $ 419. Y el destinado a la jubilación sube de $ 157 a $ 300 para la nueva categoría A y, a partir de allí, en cada categoría se agrega un 10% respecto de lo que se paga en el escalón inferior. Por caso, en la categoría B se pagarán $ 330 y en la C, $ 363. En el último escalón, en la categoría K se aportarán $ 778. Hasta ahora, todos pagaban un mismo importe. Las contribuciones a la salud y a la jubilación no son pagadas por quienes, además, de monotributistas, son empleados dependientes.

Actualización

La ley establece que tanto los montos de facturación y de alquileres devengados para estar en cada categoría, como los importes del impuesto y del aporte jubilatorio, se actualizarán en septiembre de cada año. El porcentaje será el que resulte de sumar los incrementos percibidos por los haberes jubilatorios en los meses de marzo y en septiembre mismo, en virtud de la ley de movilidad previsional.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

A los jubilados les descontaron Ganancias de más en enero y serán compensados este mes

FUENTE: DIARIO LA NACION

Se les aplicó el esquema que rigió hasta 2016 porque la reglamentación se emitió cuando la Anses ya había hecho las liquidaciones

Se le descontaron Ganancias de más a los jubilados en enero que será compensadas este mes

Se le descontaron Ganancias de más a los jubilados en enero que será compensadas este mes. Foto: Archivo

Con sus haberes del mes de enero, a los jubilados que dependen de la Anses se les descontó el impuesto a las Ganancias según el esquema que rigió en el año 2016 y sin que se aplicaran, por tanto, las modificaciones previstas en la ley 27.346, que provocan un alivio en la carga tributaria. De esta manera, se les descontó el impuesto a personas que, según la nueva normativa, ya no están alcanzadas por esa obligación fiscal y, en el caso de quienes sí tributarán este año, el descuento del mes pasado fue mayor a lo que debió haber sido.

Ante la consulta de LA NACION, en la Anses admitieron la situación y señalaron que la compensación correspondiente se hará con el próximo pago de haberes. Es decir, con la liquidación de los ingresos de este mes ya se hizo un recálculo considerando las nuevas disposiciones y ahora se devolverá lo que haya sido descontado de más en enero. Hasta el año pasado, unos 238.000 jubilados estaban alcanzados por el impuesto, que se cobraba según los mismos criterios vigentes para los asalariados.

A partir de la reforma que fue aprobada en diciembre del año pasado -la reglamentación se emitió cuando la Anses ya había hecho las liquidaciones de los haberes de enero-, no tributarán los jubilados que cobren mensualmente hasta un monto equivalente a seis veces el haber mínimo. Eso hoy indica un ingreso mínimo alcanzado por Ganancias de $ 33.966 (brutos), pero la cifra variará a partir de marzo, cuando corresponde que se aplique la primera recomposición por movilidad de este año. En 2016 pagaron Ganancias quienes tenían un haber bruto de alrededor de $ 19.500 (o una cifra mayor, si es que podían deducir cónyuge e hijos, aunque esta posibilidad es poco habitual entre los jubilados).

De todas formas, y según marca la ley, para quedar alcanzado por ese mínimo no imponible especial y no por el de $ 23.185 netos, como el que rige para los asalariados, se deben cumplir dos condiciones: no percibir ingresos de otra naturaleza y no estar alcanzado por el impuesto a los Bienes Personales (salvo que la obligación de pagar este tributo se derive exclusivamente de la tenencia de un inmueble para vivienda).

Para un jubilado con un haber neto de $ 35.000, por ejemplo, se descontarán $ 1960, mientras que en el esquema anterior la cifra alcanzaba los $ 4987 (las cifras incluyen el proporcional del aguinaldo).

Con el pago de los haberes del mes pasado la Anses hizo la devolución de lo descontado de más (en los casos correspondientes) por Ganancias del medio aguinaldo de diciembre pasado. Según lo dispuesto, hubo entonces una exención para los primeros $ 15.000 cobrados por ese concepto, siempre que el ingreso mensual no fuera superior a los $ 55.000. Como la medida había sido aprobada cuando el organismo previsional tenía ya hechas las liquidaciones, el impuesto se había descontado sin considerar esa normativa. Y la compensación llegó el mes pasado, según afirmaron desde la Anses.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Opiniones…

Señor Presidente de la Asociación Argentina de Jubilados Aportantes, Omar Martínez:

He leído su “Carta al País” del sábado 28 de enero de 2017. Estoy, obviamente de acuerdo con los conceptos por usted vertidos en dicha carta. Yo puedo aportar algunas experiencias “personales”, que me llevaron a contactarme con “Defensoría de Tercera Edad” (me sorprendieron gratamente al responder desde mi primer e-mail y estar ocupándose de mi caso). Como usted sabrá, se estableció que, durante el 2017 sólo pagarán ganancias aquellos que superen 6 veces el valor de la prestación mínima ($5.661), es decir, que quedan afuera del tributo los que no superen de jubilación bruta por $33.966 mensuales.

En el 2016, después del “gran aumento” del mes de marzo, mis haberes brutos eran de $24.225,66. Comenzaron a descontarme el impuesto a las Ganancias de forma gradual:

$243, 81 – $303, 74 (2 meses) – $641,82 – $706,67 (mes de agosto). Cuando nos dan el aumento de septiembre, mis haberes “superan” los $25.000 ($27.735,94) y, obviamente, comienzan los descuentos “lícitos”, según lo que correspondía ese año (los anteriores no correspondía hacerlos).

Al percibir mis haberes de enero 2017, sabía que ya no tendrían que descontarme nada, ya que estaba muy por debajo de los $33.966 que se habían establecido para comenzar a pagar ganancias… Pero me encontré con la desagradable sorpresa que me habían descontado $1.137,73!! Fuí al ANSES (me “derivaron” a la AFIP), me dijeron que presente la Declaración jurada y que “tal vez los datos de internet no están actualizados…” Respondí que, si se hacen modificaciones que NO DAN A CONOCER, es sencillamente una ESTAFA MÁS A LOS JUBILADOS!!

Pero hay algo más: hasta el 2016, en marzo, los docentes jubilados cobrábamos el mismo porcentaje que el resto de los jubilados. En septiembre no: se tomaba en cuenta los aumentos de los activos en el último semestre del año anterior y siempre el porcentaje era menor.

Ahora, éso EMPEORÓ!! En marzo, a los docentes jubilados “nos van a pagar” de la forma en que se hacía en septiembre (según aumentos a los activos del año anterior). Pero… y aquí está la trampa: los aumentos otorgados a los activos en el 2016 fueron EN NEGRO!, entonces, NO COBRAREMOS NINGÚN AUMENTO EN MARZO!! (excepto que se les ocurra “conformarnos” con una limosna, porque los jubilados “no hacemos paro”, “somos viejos fáciles de engañar”, etc, etc!!). Creo que si no nos unimos y “damos batalla”, LEGAL, pero demostrando que nuestros cerebros aún funcionan, que nadie nos puede llevar “de las narices”, como pretenden; que a los adultos de la Tercera Edad se les debe RESPETO, CONSIDERACIÓN Y AGRADECIMIENTO, porque TRABAJAMOS (no cobramos “planes”…), y porque APORTAMOS mientras trabajábamos para tener una jubilación digna y poder vivir esta etapa sin más sobresaltos que nuestras dolencias, propias de la edad…

No sé si usted lo tendrá, pero le voy a dar el correo electrónico de la Defensoría de Tercera Edad : terceraedad@defensoria.org.ar

Mi nombre es Mirta Emilce Correa, DNI 5107501 y vivo en el barrio de Flores, C.A.B.A.

Si en algo puedo colaborar con esta Sociedad, por favor, hágamelo saber. Tengo complicaciones debido a mi esposo, que tiene 85 años y padece Cardiopatía de alto riesgo, Diabetes y una Hernia inguinal que a veces lo lleva a la cama (no se puede operar por el riesgo cardíaco). Toma 15 medicamentos diarios y, como él cobra la jubilación mínima (“error del ANSES en la liquidación” – fines de los 90…!), con mi jubilación podemos pagar alquiler (no somos propietarios), Cardiólogo y Urólogo particulares, ya que los hospitales no dan abasto y también evitan internarlo por los riesgos de contraer un virus intrahospitalario…!

¡Ojalá podamos hacer algo y dejar este tema solucionado para nuestros hijos, que alguna vez les tocará ser jubilados!

¡Un gusto de haber leído su carta y estar en contacto con usted!

¡Mis mejores deseos y lo apoyo!

 Mirta Correa

****************************************************************************

Sr Director

¿Cuánto cuesta el tiempo? Hoy la inmensa mayoría de las cosas, están tarifadas. El mercantilismo, ha invadido las áreas más increíbles. Las cosas más importantes, tienen precio. Hasta el amor lo tiene. Todo vale, menos el tiempo del ciudadano y el cariño de los seres queridos. El tiempo, para el empresario es oro, para el funcionario y político, solo tiene valor, el suyo. El del contribuyente, no vale nada. Así es que todo trámite, consulta o gestión pude llevar horas y horas de espera. A pesar de que le dicen día y hora, lo atienden cuando quieren. ¿Y nosotros? Al pueblo no le interesa nada más que, cosas vacías. Así nos llenaron la cabeza, con el riesgo país ¿y hoy? Nada. Al poderoso, no le importa pagar de más, ya que por ejemplo, un súper sube de un día al otro un producto, y con eso cubre lo que, otro le roba. Y se concluye que el pueblo argentino, tiene alma de pagador. Pagará por la fortuna que le robaron en la deuda externa, y acusará al FMI y los ahorristas italianos, japoneses y de otros países, perderán. Y la riqueza seguirá concentrada, en pocas manos de inmorales y los otros… los otros pagarán.

Muchas gracias

Niurka I Soarez – 1043533 Cutral Co

************************************************************************

Sr Director

Y seguimos preguntándonos, ¿para qué hacer algo por los demás? A nadie le importa nada, que no sea lo propio y le reditúe dinero. Hay personas que sus acciones, en la Bolsa de Valores Morales, tienen una cotización muy alta, pero es una cotización virtual. Y entonces recurrimos a la frase: “Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro” Estamos viviendo en una sociedad, en que de solidaridad, no tiene nada. Es la decadencia de todo, y los valores morales, cotizan en negativo, nadie compra buzones. ¿Para qué? se dicen los policías, si total un juez libera a un delincuente, porque otros hicieron las cosas mal, y todo sigue igual.

Y me digo, ¿para qué seguir escribiendo si a nadie le importa nada?  Solamente le he restado horas, a mis seres queridos. Triste llegar a deducir que uno, es un iluso, tal cual el protagonista de “Luna de Avellaneda”. La realidad es simple, “Tanto tienes tanto vales, y si no tienes… ni siquiera eres”.

Gracias

Ignacio J Díaz – 13542777 Palmar

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Dos aportes, un “Badaro”

FUENTE: DIARIO JUDICIAL

La Cámara Federal de la Seguridad Social ordenó la revisión del haber inicial para los servicios de un jubilado que aportó como autónomo y en relación de dependencia. Los jueces señalaron que tiene que representar la misma proporción que existía entre las categorías por las que se hicieron los aportes, con el haber mínimo de bolsillo “vigente al momento de la exigibilidad de cada uno de ellos”.

Una estafa a jubilados merece un juicio oral

La Cámara Federal de la Seguridad Social hizo lugar a un recurso introducido por ANSES y ordenó revisar el cálculo del reajuste de la jubilación realizada por un hombre que aportó como autónomo y como empleado en relación de dependencia.

La sentencia fue dictada durante esta feria judicial por la Sala III del Tribunal en los autos “García, Mario Héctor c/ ANSES s/ Reajustes Varios”. El fallo cuenta con los votos de los camaristas Néstor Fasciolo, Martín Laclau y Juan Poclava Lafuente.

En Primera Instancia hizo lugar al reclamo del actor y la Justicia ordenó recalcular el haber inicial de la prestación acordada al amparo del artículo. 2 de la ley 25994 (Jubilación anticipada), de la ley 24241 y su posterior movilidad. En síntesis, se equiparó a las categorías aportadas.

La ANSES cuestionó la equiparación y el Tribunal admitió su planteo. El juez Fasciolo, en su voto – al que adhirió Poclava Lafuente- sostuvo que para el recálculo del haber inicial del trabajador autónomo la Corte Suprema dijo en el fallo “Makler” que “el mejor método aplicable a este universo de beneficiarios consiste en determinar, como primer paso, el haber mensual compatible con el precepto constitucional del art. 14 nuevo, de modo que aquel represente -confrontado con el haber mínimo de bolsillo vigente en igual período- la misma proporción que existía entre las categorías por las que se hicieron los aportes computados para el otorgamiento del beneficio, – no solo los de los últimos 15 años – y el haber mínimo de bolsillo vigente al momento de la exigibilidad de cada uno de ellos(…)”.

A criterio de ese magistrado, las pautas del fallo “tienen plena vigencia” para el cálculo del haber mensual de prestación compensatoria “pues conducen a establecer el monto representativo del promedio actualizado de los ingresos correspondientes a ‘todos los servicios con aportes computados’” a los que alude la ley “a la fecha del último período cotizado”.

Ello, “mediante un sencillo cálculo que consiste en multiplicar el guarismo que representa esa proporción (entre categorías aportadas e ingreso de la categoría mínima) por el haber mensual de categoría mínima vigente al último mes cotizado”. Estas eran las pautas que debía seguir el recálculo de haberes.

El juez Laclau, en su voto particular, destacó en su voto que el actor logró jubilarse al amparo de uno de los regímenes de moratoria, por lo cual propició que para el reajuste del haber con base en tareas autónomas, debía haber una distinción “entre las tareas que fueron cotizadas regularmente en el tiempo oportuno y aquellas otras que fueron incluidas en la moratoria que hizo posible el acceso del beneficiario a la prestación de la que actualmente es titular”, y que respecto de estas últimas, no correspondía el recálculo de haber.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized