Activismo en un sistema jurídico poco confiable para la sociedad

FUENTE: EL LITORAL.COM.AR

 

EXPERTOS. Luis Herrero y Jorge Peyrano opinaron sobre el estado actual de la Justicia.

EXPERTOS. Luis Herrero y Jorge Peyrano opinaron sobre el estado actual de la Justicia.

Los destacados jueces Luis René Herrero y Jorge Peyrano fueron entrevistados por El Litoral, marco en el cual detallaron los mecanismos de carga de prueba y el rol activo del juez, sin dejar de considerar el estado actual de la justicia.

Destacados jueces visitaron Corrientes y expusieron sus conocimientos en el tercer “Encuentro de la Doctrina Procesal”, que se realizó mediante un convenio entre el Círculo de Estudios Procesales (Cep) y el Poder Judicial.
Entre los expositores estuvieron presentes el presidente de la sala II de la Cámara Federal de la Seguridad Social, Luis René Herrero y el ex juez de la Cámara Civil de Rosario, Jorge Peyrano. En una entrevista exclusiva con El Litoral, expresaron los mecanismos de carga de prueba, el rol del juez en el proceso y opinaron sobre el estado actual del sistema judicial.
En primer lugar, relacionado al tema expuesto en la conferencia, el juez Luis René Herrero definió la carga de pruebas diciendo: “Es el instrumento con que cuentan los jueces para formar su convicción y dictar sentencia frente a situaciones que se dan durante el proceso. Ante dudas, las cargas de la prueba le indican al juez el camino que debe seguir para dictar una decisión justa”.
Explicó que el nuevo código introdujo algunos cambios, ya que “hizo como una suerte de transacción entre dos doctrinas antagónicas, porque se pasó de una tradicional cuya meta es la búsqueda de la verdad; a una en la que los jueces de manera facultativa, en situaciones de dificultad probatoria, deciden por la prueba que tiene mejor aptitud. El nuevo código incorporó esto no de manera obligatoria sino que es una facultad del juez aplicar este criterio”.
En muchos órdenes, el juez tiene mayor iniciativa, en esta línea el doctor Jorge Peyrano expresó además que “el tema también es sí el juez está capacitado, o no, para producir pruebas sin que se lo pidan las partes. Esto generó un campo de batalla entre dos tendencias: una muy mayoritaria, que se llama activismo y que considera que el juez tiene facultad de iniciativa probatoria. Del otro lado está el autodenominado garantismo procesal que le niega toda iniciativa”. Ejemplificó que en esta última, “el juez sería como un árbitro de fútbol que sólo se limitaría a que respeten las reglas de juego”. Como contraparte indicó que el “nuevo código civil es netamente activista”, pero ¿ cuáles son los límites? ante esta inquietud formulada respondió: “Por ejemplo si no hay ningún tipo de prueba el juez no puede tener ninguna iniciativa probatoria porque se resuelve conforme a la regla de la carga probatoria. Quien debía probar y no probó pierde el juicio. El juez no es un investigador”.
Con respecto a estos cambios y fundamentalmente en lo que respecta a la carga dinámica de las pruebas el juez Herrero opinó que “no arriba a una solución dado que su instrumentación torna imprevisible la decisión de los jueces ante situaciones de dificultad probatoria que puedan llegar a tener las partes. Además le da poder a los jueces y eso genera inseguridad jurídica en cuanto a la decisión que estos vayan a adoptar. Porque si se daría el presupuesto para la aplicación de la carga dinámica, y el juez no lo hace, se estaría violando el derecho de defensa de la parte perjudicada. Se estaría fallando en contra de la parte imposibilitada o impotente y no sería un resultado justo. Esta duda ha quedado latente con la nueva sanción del código civil”.
Todo se resume en que los jueces tienen más atribuciones, por ello se pidió a los expertos su opinión con respecto al sistema judicial actual. Ambos tienen miradas muy distintas y por un lado, Herrero que está en la justicia desde hace 33 años indicó: “Es impensado un estado derecho, con una justicia que no cumpla su rol, y creo que la justicia nunca estuvo tan mal. Tiene una opinión desfavorable de la sociedad ya que el 70% de los argentinos no confían en la independencia de los jueces. La mayoría estamos preocupados y queremos aportar de nuestra parte para revertir esta situación y para poder el día de mañana decir públicamente que uno es juez, y no tenga como contrapartida un silbido sino una mirada de respeto y consideración; espero se concrete con el proyecto de justicia 2020 que llevaría a una reforma estructural”.
Y el doctor Peyrano, que tiene una trayectoria de 47 años en el poder judicial sintetizó: “Creo que tenemos de todo, como cualquier estamento. Lamentablemente la mirada se reposa en algunos jueces en particular que califica al resto, por muchos años he sido magistrado y nunca me han mirado mal. Lo que sucede es que la mirada recae en casos muy particulares básicamente en la justicia penal de Buenos Aires y algún juez en particular. En todos los años conocí jueces con coraje civil que se jugaron su vida. Es cierto que la opinión pública no nos quiere, pero es un tema influenciado por algunos jueces, para mí ser juez es un motivo de orgullo”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s