“La reforma previsional afecta a los que menos tienen”

FUENTE: DIARIO LOS ANDES

Por Edgardo Civit Evans

La ley votada en el congreso es inconstitucional. Vulnera diversos artículos y derechos adquiridos.

El Gobierno nacional promulgó la ley de Reforma Previsional 27.426, que les saca a los jubilados y a los que menos tienen (AUH, jubilados, pensionados y discapacitados) casi 10 puntos del aumento que les correspondía recibir en marzo (aproximadamente un haber por año). La ley de movilidad, vigente hasta la promulgación de la nueva norma, establecía un aumento entre 14,5% y 15%. Sólo se aplicará 5,7%.

El bono (por única vez en marzo) es para los que ganan menos de $ 10.000, con lo cual es discriminatorio.

Lo del 82% móvil es un chiste de mal gusto, ya que se refiere al salario mínimo vital y móvil. El aumento será de $ 530. Quienes se jubilen en el futuro perderán 20 puntos.

Mientras, hay aumentos del 25% en gas; luz, 20%; combustibles, 5%. La inflación superó  26% y en 2018 oscilaría 20%.

Esta quita de $ 100.000 millones será repartida entre las provincias, especialmente Buenos Aires, beneficiada con $40.000 millones aproximadamente.

No es un ahorro. Se les saca a muchos, los jubilados, para darle a otros, las provincias. Ayudaron a concretar  esta transferencia los gobernadores y los diputados.

Es un nuevo concepto de democracia representativa, republicana y federal que desconocíamos. La ley votada por el Congreso es inconstitucional.

Vulnera los artículos 14 bis, 16, 29 y otros; y derechos adquiridos con efecto retroactivo. De sancionarse debió ser hacia el futuro, nunca hacia atrás.

Para brindar algo de legitimidad, hemos propuesto un referéndum sobre la reforma. Que sea el pueblo el que decida. En medio del ajuste a jubilados se beneficia a sectores elevados de la sociedad con reducciones arancelarias e impositivas, concretadas mediante decretos 1.126 y 1.343. El 27/18 fue copiado (en parte) del 2.284 de Menem y Cavallo.Sojeros serán beneficiados con descuentos que en 2019 sumarán $ 140 mil millones. Superan la quita a los jubilados.

Hablan de la “sostenibilidad” en el tiempo del sistema, mientras que el Fondo de Garantía y Sustentabilidad, que se nutrió de los aportes que hicimos a las AFJP y cuyo destino sería compensar desequilibrios en el pago a jubilados, ha sido utilizado por el Estado Nacional para conjugar déficits, canjeando importes por bonos.

Sacarles a quienes menos ganan y dar beneficios a los que más tienen es inequidad social.

Anses bien administrado es viable, siempre que el Estado y grandes empresas no lo saqueen. Miles de demandas demostrarán que se han violentado la Constitución, tratados internacionales y normas vigentes.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Jubilarse a los 70: ¿nueva polémica por un subsidio de $ 5.797?

FUENTE: DIARIO CLARIN

Los que sigan trabajando con más de 65 pueden tramitar una pensión prevista originalmente para sectores más vulnerables. El Gobierno buscaría corregirlo.

ISMAEL BERMUDEZ

Jubilarse a los 70: ¿nueva polémica por un subsidio de $ 5.797?

Caso 1. Si usted, mujer o varón, tiene 65 o más años de edad y los 30 años de aportes mínimos pero opta por seguir trabajando hasta los 70 años, como permite la nueva ley previsional aprobada a fines de diciembre pasado, puede solicitar y cobrar de la ANSeS el beneficio de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), que es del 80% del haber mínimo (hoy equivale a 5.797 pesos); además del sueldo mensual.

Más adelante, cuando se jubila, deja de cobrar la PUAM y pasa a percibir la jubilación con un mayor número de años aportados, según el sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años. Cada año adicional de aportes, incrementa en 1,5% de ese sueldo promedio el haber jubilatorio.

Caso 2. También si usted, mujer o varón, tiene 65 o más años de edad y no reúne los 30 años de aportes mínimos para jubilarse, puede solicitar y cobrar de la ANSeS el beneficio de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), y seguir trabajando, percibiendo este beneficio y el sueldo.

Luego, cuando se jubila, ya con 30 o más años de aportes, deja de cobrar la PUAM y pasa a percibir la jubilación de acuerdo a la cantidad de años aportados y al sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años.

Ambas situaciones fueron planteadas por Clarín ante la ANSeS, porque en el “Caso 1” se daría la “contradicción” de que personas con trabajo y posibilidad de jubilarse estarían cobrando en paralelo un subsidio (la PUAM) pensado originalmente para grupos más vulnerables (mayores de 65 sin jubilación ni pensión).

En la ANSeS confirmaron a este diario que el beneficio de la PUAM es de carácter “universal”. Y admitieron que en la nueva ley no incluyeron la “incompatibilidad” de acceder a la PUAM de quienes con 65 años o más ya tienen más de 30 años de aportes y pueden jubilarse. Y más: adelantaron que ahora estudian incluirla y hacer la salvedad en la reglamentación. Pero eso lleva a un fuerte riesgo judicial, porque implica alterar una ley a través de una resolución.

La PUAM fue aprobada en 2016 en la llamada ley 27.260 de Reparación Histórica, a iniciativa del actual Gobierno. Es una prestación de carácter vitalicio que otorga ANSES a las personas mayores de 65 años, que no cuentan con ningún otro beneficio de la Seguridad Social. No genera derecho a pensión (es decir, no se puede transferir), pero sí cuenta con la cobertura y los servicios de PAMI.

Quienes acceden a este beneficio pueden seguir trabajando hasta que hayan alcanzado los años de aportes o para completar los años requeridos de aportes, que les permitan acceder luego a una jubilación ordinaria. Una vez que la persona se jubila, deja de percibir la PUAM. El último dato oficial indica que hay unas 70.000 personas que están cobrando este beneficio.

La ley 27.260 precisa que “el goce de la PUAM es compatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia o por cuenta propia”, como sería el caso de los que, estando en condiciones de jubilarse después de los 65 años, siguen trabajando.

Como resumen, se pensó como un subsidio para los sectores más desprotegidos de los mayores de 65; los que nunca podrían jubilarse o los que seguían trabajando, pasada esa edad, para completar sus aportes y obtener una jubilación. Pero con la reforma previsional, se generó un nuevo grupo de potenciales beneficiarios que no estarían en una situación de vulnerabilidad

En el sitio www.anses.gob.ar/puam/ el interesado puede saber si cuenta con los requisitos para acceder a ese beneficio, que son:

– Tener 65 años o más de edad.

– Contar con la información del titular y su grupo familiar registrada en las bases de ANSES. En Mi ANSES, puede consultar las relaciones familiares registradas.

– Ser argentino o argentino naturalizado con 10 años de residencia en el país anteriores a la solicitud, o extranjero con una residencia mínima de 20 años.

– No contar con ninguna prestación otorgada por cualquier régimen de previsión, ni cobrar la Prestación por Desempleo. En el caso de percibir una prestación de las enunciadas y pretender percibir la Pensión Universal para el Adulto Mayor, deberá realizar la opción en forma fehaciente y solicitar, en caso de corresponder, la baja del beneficio incompatible.

– Mantener residencia en el país una vez solicitada la pensión.

– El beneficio es equivalente al 80% de una jubilación mínima, $ 5.797,31 y se actualiza 2 veces al año por la Ley de Movilidad. En marzo cobran por única vez el “bono compensador” de $ 375 y el beneficio aumenta el 5,7%.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Depresión en la tercera edad: Ojo a los síntomas

FUENTE: ALETELIA

6 pautas para ayudar al anciano deprimido

El sentirse limitado para realizar ciertas tareas, la soledad, la pérdida de la salud que acontece con la edad, la merma de la capacidad económica, la muerte de amigos, la falta de actividad, entre otros, pueden originar depresión en la vejez. Conozca los síntomas y cómo actuar si esta situación se llega a presentar.

El Instituto Nacional de la Salud Mental de Chile explica en qué consiste un trastorno depresivo: “Es una enfermedad que afecta el organismo (cerebro), el ánimo, y la manera de pensar. Afecta la forma en que una persona come y duerme, además la forma como se valora a sí misma. La depresión no indica debilidad personal, puesto que no es una condición de la cual puede liberarse a voluntad. Las personas que padecen de un trastorno depresivo no pueden decir simplemente `ya basta, me voy a poner bien´”, anota la entidad especializada.

No obstante, gracias a años de investigación, hoy se sabe que ciertos medicamentos y terapias son eficaces para curar la depresión.

La depresión en la vejez

Durante el proceso del envejecimiento puede aparecer el trastorno depresivo, en gran parte, debido a los sucesos que aparecen con la edad y que pueden resultar una carga emocional muy pesada para la persona. A pesar de esto, es equivocado pensar que la depresión es un aspecto “normal” de la vejez; se puede ser feliz y vivir satisfactoriamente en esta etapa.

Sin embargo hay personas que presentan una mayor dificultad para asimilar los cambios que presenta la vejez, hasta llegar al punto de sentirse deprimidas; pero, ¿por qué pasa esto?

Con relación a las causas, la Asociación Americana de Psicología (APA) explica que “una persona de edad avanzada puede sentir una pérdida de control sobre su vida debido a problemas con la vista, pérdida de la audición y otros cambios físicos, así como presiones externas como, por ejemplo, recursos financieros limitados. Estos y otros asuntos suelen dejar emociones negativas como la tristeza, la ansiedad, la soledad y la baja autoestima, que a su vez conducen al aislamiento social y la apatía.”

Cabe aclarar que un trastorno depresivo no es lo mismo que un estado pasajero de tristeza. La depresión tiene una intensidad y duración mayor, además contiene un conjunto de síntomas que revelan la enfermedad.

Síntomas comunes

Entre los primeros síntomas que saltan a la vista, están los relacionados con la alteración del estado de ánimo, que puede revelarse con tristeza, desgano, pérdida del interés por las cosas que sí lo hacían anteriormente y la capacidad para disfrutar.

Adicional a lo anterior, el Dr. Luis Carlos Arranz, médico especialista en Geriatría dice que pueden aparecer ideas de culpa, autorreproches, pesimismo, desesperanza, dificultad para concentrarse, deseos de morir.

Y añade que algunos síntomas corporales o somáticos también se pueden presentar: “siendo los más frecuentes las alteraciones del sueño con insomnio y menos veces hipersomnia; pérdida de peso con falta de apetito; cansancio o falta de energía. Pueden existir otras muchas quejas somáticas: gastrointestinales, vértigo, dolor, cefalea, etc. que en ocasiones son predominantes en la depresión del anciano.”

Pese a esto, en la tercera edad los síntomas de la depresión pueden pasar por alto fácilmente, debido a que se suelen atribuir a efectos secundarios de medicamentos, a una enfermedad física o a manifestaciones emocionales transitorias. De ahí que la familia o personas próximas al paciente, le observen con atención por un periodo extendido para luego consultar al especialista.

Cómo pueden los familiares y amigos ayudar a la persona deprimida

Si bien envejecer es una parte inevitable de la vida, la depresión no debe formar parte de ella. Los investigadores están de acuerdo en que el reconocimiento, el diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden contrarrestar y prevenir las consecuencias emocionales y físicas de la depresión.

La APA brinda las siguientes pautas cuando se trata de una persona mayor con depresión debido a la edad:

Sea consciente de las limitaciones físicas. Aliente a la persona mayor a consultar con un médico antes de hacer cambios en su dieta o emprender una nueva actividad que pueda estresar su resistencia.
Respete las preferencias individuales. Debido a que las personas mayores tienden a ser menos dóciles a los cambios de estilo de vida, pueden ser reacias a adoptar nuevos hábitos o a hacer cosas que otras personas de su edad disfrutan mucho. Un psicólogo que se especialice en problemas de la tercera edad puede ayudar a desarrollar una estrategia individual para combatir la depresión.
Sea diplomático. Una persona mayor con una autoestima frágil puede interpretar expresiones de aliento y estímulo bien intencionadas como una prueba más del deterioro de su estado. Otros pueden molestarse ante cualquier intento de intervención. Un psicólogo puede ayudar a sus amigos y familiares a desarrollar tácticas positivas para lidiar con estos y otros problemas delicados.

Brinde apoyo. Esto implica comprensión, paciencia, afecto, estímulo y escucha.
Hay que tener paciencia. El tratamiento no hace maravillas de la noche a la mañana, hay que tener en cuenta el tiempo que lleva todo proceso y más cuando son de tipo sicológico.
La mayoría de las personas que padecen depresión puede mejorar con un tratamiento adecuado que radica principalmente en medicamentos y psicoterapia, ayudando a que la persona deprimida recupere su capacidad para tener una vida satisfactoria.

Fuentes: American Psychological Association (apa.org), Instituto Nacional de la Salud Mental de Chile (psicomedica.cl), saludalia.com, tercera-edad.org

Artículo originalmente publicado por lafamilia.info

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Jubilados y pensionados podrán nombrar a un apoderado para realizar trámites o cobrar sus haberes

FUENTE: INFOCIELO

La disposición de la Administración Nacional de la Seguridad Social establece que el representante debe ser mayor de 18 años de edad (si es menor, deberá estar emancipado) y tendrá que registrarse en el sistema de identificación biométrica Mi Huella.

La ANSES dio a conocer que los jubilados y pensionados podrán nombrar a un apoderado para realizar trámites en las oficinas o bien poder cobrar los haberes mensuales. La persona elegida debe ser mayor de 18 años de edad (si es menor, deberá estar emancipado) y tendrá que registrarse en el sistema de identificación biométrica Mi Huella.

En ese aspecto, pueden nombrar a una persona para llevar adelante la tramitación de su jubilación, pensión o reajuste, solicitar turnos y realizar trámites en carácter de apoderado. Puede tratarse de un familiar (esposo/a, padres, abuelos, bisabuelos, hijos, nietos, bisnietos, tíos, primos, hermanos, sobrinos, yernos, nueras, padrastros, suegros, hijastros, cuñados), tutores o curadores, abogados y gestores registrados en la ANSES o representantes diplomáticos o consulares.

En caso de tener que designar un apoderado para el cobro de los haberes previsionales ya sea un familiar, o bien, un banco en caso de que el beneficiario resida en el exterior; entidades públicas nacionales, provinciales o municipales; directores o administradores de hospitales, sanatorios, asilos o establecimientos similares públicos o privados; representantes especiales para individuos imposibilitados en movilizarse por un tiempo determinado; mutuales e instituciones de asistencia social o abogados y procuradores, se deberá conceder un poder certificado ante escribano.

En cualquier caso, se deberán presentar ante la ANSES el titular y su apoderado (con DNI original y copia) y llevar el Formulario PS.6.4 Carta Poder firmado por ambos y con las firmas certificadas por autoridad competente, o bien, llevarlo sin firmar para hacerlo delante del agente de la ANSES quién certificará las firmas.

Además, según el tipo de apoderado, habrá que presentar la documentación correspondiente, disponible en www.anses.gob.ar, Categorías, Jubilados y Pensionados, Trámites, Apoderado.

El trámite de nombramiento del apoderado debe hacerse presencialmente en cualquier delegación de la ANSES, previa solicitud de turno al teléfono gratuito 130, o bien, desde http://www.anses.gob.ar, sección Accesos Rápidos, Turnos, Sacar turno y seleccionar Apoderado. No obstante, si el representante elegido es familiar directo del titular podrá dirigirse de manera espontánea a una oficina del organismo sin turno previo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Qué jubilados cobran una mejora desde este mes

FUENTE: DIARIO LA NACION

SILVIA STANG

La Anses comenzó a pagar el miércoles último los haberes jubilatorios de enero, que incluyen mejoras para quienes, por lo dispuesto en la ley 27.426, quedaron cubiertos por la garantía de no cobrar menos del 82% del salario mínimo, vital y móvil. Este grupo de jubilados comenzó a cobrar el día 10 de este mes y el calendario se extiende hasta el martes 23.

-¿Cuántos y quiénes son los que reciben el aumento de haberes?

-Según datos del organismo previsional, son 1.328.707 casos. Se trata de quienes hasta diciembre percibieron un haber inferior a $7790 (la jubilación mínima, de $7246, o un ingreso de hasta un 7,5% más) y no obtuvieron su prestación mediante la adhesión a una moratoria. Según la ley, la garantía rige solamente para quienes acumularon al menos 30 años de aportes. Sin embargo, ahora se aclaró que quienes -sin haber recurrido a una moratoria- obtuvieron su derecho con menos años de contribuciones (por tratarse de un régimen particular o de pagos por invalidez o fallecimiento) están incluidos.

-¿De cuánto es la mejora?

-Este mes, y según lo dispuesto a mediados del año pasado, el salario mínimo subió de $8860 a $9500. Por eso, el ingreso jubilatorio garantizado es de $7790. El incremento del haber para quienes cobran la mínima es de $544 o de 7,5%. Para quienes cobran algo más y están alcanzados por esta medida, ese monto y el porcentaje se reducen. En el promedio de todos los casos, el aumento es de $528.

-¿Qué pasará en marzo con los ingresos de estos jubilados?

-Quienes hasta ahora cobraban hasta $7370, percibirán $7790 entre marzo y mayo, igual que en enero y febrero. Quienes cobraban más de $7370, sí recibirán algo más desde marzo. ¿Por qué? Porque el 5,7% (el ajuste por movilidad que se aplicará en el tercer mes del año) se calculará sobre el haber previo a que se aplique la garantía, es decir, sobre lo cobrado en diciembre. Y se pagará el monto que resulte más elevado, al compararse ese ingreso de diciembre más un 5,7% con el haber garantizado. Por ejemplo, para la jubilación mínima el nuevo índice de movilidad arroja para marzo un ingreso de $7659: entonces, se seguirán pagando los $7790 de la garantía (que es un monto mayor). Pero para un haber de $7500 a diciembre, el alza de 5,7% arroja $7927,50, que es más que los $7790 (entonces, se pagarán $7927,50).

-¿Qué pasará con los siguientes aumentos por movilidad?

-La nueva ley prevé dar reajustes en marzo, junio, septiembre y diciembre. En junio próximo, la garantía seguirá en $7790. Suponiendo que el índice de movilidad sea de 6%, el haber mínimo (que sin la garantía será en marzo de $7659), se iría a $8118. Entonces, en todos los casos se recibiría el reajuste. En julio, el salario mínimo llegará a $10.000. Por tanto, el ingreso jubilatorio garantizado será de $8200 y, nuevamente, en ese mes deberá haber una suba para los alcanzados por la garantía legal.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Reparación histórica: casi 800.000 jubilados aceptaron la propuesta

FUENTE: DIARIO LA NACION

Reajustes. Hasta ahora, subieron los ingresos de 1,18 millones de pasivos; hay aún 50.000 casos a la espera de una oferta

SILVIA STANG

Reparación histórica: casi 800.000 jubilados aceptaron la propuesta

Por el plan de reparación histórica para jubilados y pensionados hay hasta ahora 1,18 millones de personas que cobran sus haberes reajustados. No en todos los casos esas subas fueron aceptadas por quienes las perciben, tal como la ley dispuso que debe ocurrir, al tratarse de un programa de “acuerdos transaccionales”. Por estos acuerdos, quienes reciben las mejoras renuncian a seguir con sus juicios, o bien a iniciar una causa.

El 28 de febrero próximo vence el plazo para que quienes están cobrando una mejora pero aún no dieron su acuerdo, puedan hacerlo. En la Anses anticipan que habrá una última prórroga, pero insisten en recomendar que la gestión se realice ahora.

Según los datos aportados a LA NACION por el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, los casos aceptados hasta el momento suman 781.747. La aceptación es un trámite que se hace marcando una opción en la web. En tanto, el número de acuerdos concretados entre jubilados y el Estado -esto incluye a quienes formalizaron el pacto, con la impresión de su huella digital- llega a 328.538. Finalmente, los acuerdos ya homologados por un juez llegan a 205.346 (según abogados consultados, las mayores demoras se dan aquí en los casos donde había juicios previos). Por otra parte, 63.854 jubilados rechazaron la propuesta.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ayudemos a los que lo padecen…

La imagen puede contener: texto

Deja un comentario

enero 18, 2018 · 3:38 pm