Imputaron al titular del PAMI por autoadjudicarse sueldos

Fuente: Perfil.com

Luciano Di Césare y el vicedirector del organismo, Mariano Cardelli, habían sido denunciados por el abogado Ricardo Monner Sans.

El director y subdirector del Programa de Atención Médica Integral (PAMI), Luciano Di Césare y Mariano Cardelli, fueron imputados por el fiscal federal Carlos Stornelli acusados por autoadjudicar sueldos brutos de casi cien mil pesos.

Stornelli pidió al juez Claudio Bonadio una serie de medidas de pruebas sobre el criterio interno de asignación de sueldos, la construcción de los hospitales del Bicentenario y los altos viáticos por viajes al exterior de los funcionarios de la obra social de los jubilados, publicó el diario Clarín.

El fiscal hizo lugar a una denuncia del abogado Ricardo Monner Sans, basada en una investigación del matutino. Stornelli reclamó un peritaje para saber si el concurso privado de precios para el alquiler de la actual sede central de PAMI se ajustó al derecho.

Según Clarín, en septiembre del año pasado Di César cobró un salario bruto de 98.700 pesos que, luego de los descuentos por jubilación, obra social e impuesto a las ganancias se redujo a 63.676 pesos. En tanto, Cardelli cobró un salario bruto de $ 97.566 y se llevó en la mano $ 61.759.

Di Césare dirige el PAMI desde el año 2007, en reemplazo de Graciela Ocaña, después de ser el titular de la Caja de Servicios Sociales de Santa Cruz.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Trabajar para que la vejez sea una etapa digna y feliz

Fuente: Diario La Nacion

En el Hogar Marín de las Hermanitas de los Pobres, los adultos mayores y las religiosas que los cuidan forman “una gran familia”

Por María Ayuso  | Para LA NACION

Fue un 31 de octubre. Nuncia Rodríguez recuerda la fecha exacta, como si fuese la de un cumpleaños inolvidable. Ese día, hace 10 años, llegaba al Hogar Marín de las Hermanitas de los Pobres, en San Isidro, para quedarse. “Vine por una gran necesidad”, admite Nuncia, de 88 años, que hace poco sufrió de una polimialgia que la tuvo a maltraer. “Me había quedado sola en casa. Soy viuda y mi hijo y mi hija tienen sus familias. Mi hermana se enteró de que existía este hogar y me dijo: «¡Qué bien te vendría!»”, recuerda.

Durante un mes, visitó el lugar para ver si se adaptaba. “Siempre había vivido en departamento. ¡Vivir acá era un cambio grande!”, dice extendiendo los brazos por encima de la silla de ruedas que usa para trasladarse, en un intento de abarcar con el gesto la inmensidad del edificio y el parque que lo rodea. “Pero lo esencial y primordial es el trato de las hermanitas. ¡Ellas no podían abrir más los brazos para recibirme! Eso era para mí lo más importante. ¿De qué sirve estar bien atendido si el trato es frío? -pregunta con una sonrisa-. Ya no podría vivir fuera de este hogar… Acá, una se siente amparada, custodiada.”

En Beccar, San Isidro, el Hogar Marín de las Hermanitas de los Pobres tiene cuatro años más que Nuncia. En 1907, antes de su fundación, Plácido Marín, conmovido por la vocación de aquellas religiosas, había donado un terreno y una casa en La Plata para el primer hogar de la congregación en la Argentina. Más de una década después, su hermano Emilio impulsó la creación de un segundo hogar en su propiedad de San Isidro.

“Ante todo, vemos al anciano: buscamos dar vida a los años de quien toca a nuestras puertas”, explica la madre Blanca, oriunda de Medellín, Colombia, y responsable del hogar desde hace cuatro años. “Somos una familia. Por eso, todos conocen las cuestiones de la casa: las hermanitas no actúan sin los ancianos.”

Las religiosas, reciben a mayores de 70 de bajos recursos. “La casa es un hogar y los cuidamos hasta el final. Muchos llegan solos, otros lo hacen derivados por un trabajador social o a través de un hospital, donde no saben qué hacer con ellos. Aquí, son bienvenidos”, dice la Madre Blanca. Cuando llegan por un familiar, suele tratarse de “cuadros familiares muy críticos”.

En el hogar, no se exige una remuneración por los cuidados. Las monjas les preguntan a las familias si tienen alguna posibilidad de colaborar y las que pueden, lo hacen. Pero su obra se sustenta en gran medida con las donaciones. “La casa es grande y las necesidades son muchas, tanto de donaciones como de voluntarios: faltan manos”, afirma la Madre Blanca. Desde su creación, en 1922, en el hogar vivieron unos 5000 ancianos. Para la Madre Superiora, esa cifra es testimonio de que a los adultos mayores allí “se les alarga la vida”.

El Hogar de Ancianos Marín precisa de donaciones para refacciones básicas y de voluntarios. Quienes deseen colaborar, pueden llamar al (011) 4743-5656. Más información: www.hdlp.net/sanisidro.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Programa Postas Digitales

Buenos Aires Ciudad – Programa Postas Digitales CABA

La computación se acerca a los adultos mayores

Postas Digitales tiene como objetivo acercar a los mayores a las nuevas tecnologías a través de talleres gratuitos de informática diseñados específicamente para los mayores de la Ciudad.

Los adultos mayores no deben quedar al margen del nuevo manejo del mundo. La fuerte presencia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en nuestra sociedad determina que quien permanece fuera, queda en algunos aspectos excluido.

El acercamiento de los mayores al universo digital facilita la posibilidad de comunicarse con el otro compartiendo un mismo idioma y un mismo código. Permiten comprender cuando alguien en los medios masivos utiliza los neologismos que devinieron con la era digital, como lo son los términos: chatear, facebook, googlear, twittear, etc.

Estos nuevos aprendizajes nos acercan a nuestros nietos, a nuestros hijos, nos permite acercarnos a nuestros familiares que están lejos a través de las redes sociales. Nos mantiene actualizados y comunicados.

Las postas digitales son puntos de encuentro, intercambio y aprendizaje de los mayores. Cada una se encuentra equipada con computadoras con conexión a Internet y se implementan talleres de alfabetización digital.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Cartas de lectores

A principios de febrero de este año, nuestra presidente de la Nación, nos otorgó a los jubilados nacionales, tal como si fuera una gracia que otorga el estado, un incremento en los haberes jubilatorios del 11%, que eleva nuestros ingresos a $ 2757,- mensuales; muy por debajo de los niveles inflacionarios que superan el 40% anual.

         Esta medida indigna e injusta, que no obedece a los preceptos constitucionales, indicados fehacientemente en el artículo 14, hace que los pasivos nacionales desde  hace mucho tiempo estamos con nuestros haberes, por debajo del nivel de indigencia.

         Este importe resultante de los haberes jubilatorios, se obtiene a partir de las recaudaciones de A.N.S.E.S., que se compone por los ingresos en un 56% de los trabajadores activos en blanco que supera los nueve millones de aportantes, y  en un 44% de los impuestos que pagan todos los argentinos, entre ellos el I.V.A. de la recaudación fiscal de A.F.I.P. (que sabemos por su propia publicidad, que superan los niveles previstos de recaudación, engrosando el superávit estatal).

        Entonces nos preguntamos: ¿Como hace la provincia de Corrientes, que alcanza apenas a un millón de habitantes, de los cuales menos del 20% de ellos, es la fuerza laboral, y con los aportes de estos activos, y sin el auxilio de impuestos nacionales puede otorgar un ingreso mínimo a los pasivos provinciales de cuatro mil pesos mensuales, superior al valor nacional en más de un mil trescientos pesos?.

         La respuesta a este interrogante es muy clara: la pésima administración de los recursos previsionales, de parte de A.N.S.E.S. y del gobierno nacional; y de toda la corrupción delictiva que hacen todo el funcionarismo público tomando los fondos previsionales, para repartir becas, subsidios a empresas del estado deficitarias, y hasta algunas inexistentes, planes sociales, computadoras , etc. Fondos que no hacen a la esencia para los que son recaudados, y no rescatan a los pasivos nacionales, que después de largos años de aportes, terminar dignamente su existencia. 

Enrique Févola

Corrientes    enrifev@gmail.com

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized

YO NO VI…

 

 

¿Cuál de los dos, es el mayor genocidio hacia los jubilados?

                                                     El que utilizan todos los días los delincuentes, asaltando, hiriendo y asesinando a los jubilados por ser los más débiles y los más indefensos de la sociedad, al no tener la fuerza suficiente para resistir ataques y agresiones o el genocidio implantado desde el Gobierno, que al cabo del tiempo va mermando sus fuerzas y sus esperanzas, quitándoles la perspectiva a una mejor calidad de vida, carentes de medios de subsistencia elemental y sin seguridad mínima, negándoles sus derechos adquiridos por Ley, según lo establece el Art. 14 bis de nuestra Constitución Nacional, después de 30 años o más de aportes y soportar la peor de las injusticias al vetar la Presidente, la Ley del 82% móvil, resignándolos a esperar las aisladas y discriminatorias dádivas demagógicas del Gobierno cada seis meses cómplice de un mamarracho numérico jurídico llamado Ley de Movilidad.

                                                     Para que los futuros jubilados no deban pasar las privaciones y las carencias y la injusta discriminación que nuestra generación ha debido soportar y para que nunca más los fondos del ANSeS sean destinados para los fines de la política clientelar y prebendaría, sino para quienes son sus legítimos herederos, los jubilados.

                                                     Para que los Fondos de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS, sea respetado y distribuido como corresponde y equitativamente, como lo que es, “Un Régimen de Reparto“, para que esto sea una constante definitiva, para las futuras generaciones de trabajadores y que en vez de subsidios para todos, “Futbol y “Automovilismo para todos” haya “Alimento para todos”, “Seguridad para todos”, “Educación para todos”, “Salud para todos” y “Bienestar para todos”.

                                                     Sra. Presidente, termine de una vez por todas con el holocausto de los jubilados. Exigimos que nos devuelvan todo lo que nos pertenece. Comenzando por nuestra DIGNIDAD de ciudadanos. Nuestros DERECHOS HUMANOS como adultos mayores y la garantía de una vejez sin angustias y zozobras.

Omar Martínez
jubiladosaportantes@fibertel.com.ar

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

NUNCA TE SIENTAS VIEJO…

1 Comentario

marzo 31, 2014 · 10:27 pm

Cristina, ten piedad de nosotros

Fuente: Diario La Nacion

Por http://www.lanacion.com.ar/autor/jorge-fernandez-diaz-82″ rel=”author,up”>Jorge Fernández Díaz 

ercedes nació hace noventa años en San Martín de Oscos, un pequeñísimo pueblo asturiano ubicado en el límite con Galicia y a escasos kilómetros de Vegadeo, donde también nació la abuela de Cristina Kirchner . Después de una emigración épica, una viudez dolorosa y una larga lucha laboral en un sufrido almacén de Boedo, Mercedes se retiró a una jubilación discreta. Siempre ha sido una mujer bondadosa y no debo ocultar que forma parte entrañable de mi familia. Resulta que una mañana salió de su departamento del barrio de Caballito para hacer unas compras y fue abordada por un hombre y una mujer de cuarenta años. La confundieron con su charla y la subieron de nuevo a su casa, entre mentiras y empujones. “Dame la guita”, le ordenó el hombre. Mercedes, confundida y consternada, les dijo que no tenía un cobre. Comenzaron entonces a pegarle golpes a puño cerrado en la cara y en todo el cuerpo. Le dieron una paliza cruel y devastadora , gritándole que iban a matarla, y se llevaron mil pesos de un monedero.

Mercedes sobrevivió de milagro, pero nunca más volvió a ser la misma. La salud de la gente mayor es como el jenga: una sola pieza puede desestabilizarlos y hacerlos caer. Imaginen entonces lo que puede desencadenar a esas edades una golpiza salvaje. Tuvo ataques de pánico y daños psicológicos gravísimos, y ya no pudo salir sola a la calle. Pero es una mujer de suerte, porque muere un jubilado cada cuatro días en la Argentina a raíz de un robo violento. En estos últimos tres meses, hubo 17 crímenes de ancianos, y los expertos calculan que los casos no denunciados o de simple supervivencia agónica multiplican esa estadística oficial. ¿Cuándo naturalizamos los argentinos esta clase de aberraciones? Es escalofriante el modo en que la excepcionalidad y el horror se instalaron progresivamente en el país. Parece una muerte por monóxido de carbono: un veneno invisible nos va anestesiando y únicamente nos damos cuenta al final, cuando ya nuestros músculos no responden y no podemos levantarnos de la cama.

Cuatro millones de jubilados cobran entre 2000 y 2700 pesos, y les otorgaron un 11 por ciento para que tiren hasta agosto: la inflación actual ya pulverizó esa limosna y tendrán que hacer frente solitos a un año de precios astronómicos. Los fondos de la Anses se utilizan para el gasto corriente de un Estado lleno de “ñoquis”, que se mete en todos los negocios y que se retira de las calles, donde hay vecinos humildes armándose y disparando a mansalva contra narcos, donde gente honesta lincha a delincuentes mientras la policía brilla por su ausencia y donde chicos de 12 a 16 años atacan en banda a otros y los golpean y despojan de todo sin que ninguna autoridad intervenga. En marzo, y sólo en el conurbano bonaerense, hubo 17 asesinatos en 19 días: un homicidio en ocasión de robo cada 27 horas.

Nos hemos aclimatado a la muerte, a la estupidez, a la ineficiencia, a la corrupción y a la mentira insolente. Un periodista que solía ser un analfabeto político hasta hace cinco minutos se ha convertido en el máximo ideólogo mediático del Gobierno. Con letra de la Secretaría Legal y Técnica deslizaba los otros días una original categorización: si estás con el capitalismo, sos de derecha, y si estás con el Estado, sos de izquierda. ¿Para qué andarnos con matices ni con chiquitas, para qué sirven los libros universales de ideología? Para qué vamos a contar que gobiernos de izquierda promueven sanas economías mixtas y que gobiernos carapintadas, como el inefable régimen venezolano, remedan la idea mussoliniana del Estado, y además lo hacen desde la negligencia más absoluta. El gobierno de Caracas, represor de estudiantes y encarcelador de opositores, tiene la característica de combinar un régimen de militarización con una de las tasas más altas de criminalidad urbana; una economía privilegiada por el petróleo con una decadencia inflacionaria y un desquicio financiero. Ningún intelectual setentista es capaz de criticar ese engendro. Y argumentan su cómoda y muy provechosa adscripción al kirchnerismo, aun después de tantas traiciones y errores, con que es la última oportunidad de tener un Estado omnipresente. Mucho sapo para tan poca cosa: de nada sirve el ímpetu estatal si la administración pública consolida la pobreza extrema, conduce al desorden macroeconómico y deserta de la seguridad ciudadana. Si sos un inútil, no importa si te gusta el mercado o el Estado, la izquierda o la derecha: sos un inútil y se acabó.

El 75% por ciento de los trabajadores argentinos cobra menos de 6500 pesos como resultado de la década ganada. Una familia necesita 7300 pesos para no ser pobre. La escuela pública sigue perdiendo calidad y estudiantes: 300.000 alumnos emigraron a la educación privada en estos años. Y cuando se juegan el pellejo y tratan de demostrar la pericia del Estado para gestionar una compañía terminan venteando 700 millones de dólares por año en Aerolíneas, notorio fracaso gestionario que, de hecho, quema ante la opinión pública la idea de que es posible administrar con responsabilidad una empresa estatizada. ¿Qué puede pensar el pueblo cuando ve que la Presidenta destinó 657 millones del Presupuesto Nacional al Centro Cultural del Bicentenario y sólo 62 millones a refaccionar las cárceles? ¿O que en el contexto de una crisis, donde hace falta austeridad, se gastan fortunas en remodelaciones de la Casa Rosada y sus alrededores, en Tecnópolis, en la fabricación de remeras de Evita y en la construcción de un Teatro Colón nac & pop? Grandes favores le hacen los kirchneristas con su torpeza al noventismo. Son las paradojas peronistas: los Kirchner logran lo contrario de lo que se proponen, así como Menem consiguió hundir por un largo tiempo el prestigio de lo privado.

Pero los argentinos hemos naturalizado muchas otras cosas. Casi todos los organismos de control en manos del propio oficialismo, maniobras flagrantes y cotidianas para destruir causas judiciales que conducirían a prisión a notorios funcionarios, patrimonios injustificables de los principales caciques del Frente para la Victoria, proliferación de cuevas financieras que trabajan para el poder y de narcos colombianos que encuentran aquí su “lugar en el mundo”, multiplicación de una red clientelar infame y consagración de una cultura del apriete y la barrabravización social, falsificación constante de cifras y sinceramientos parciales que ya no escandalizan ni al más sensible. En un país realmente parlamentarista con muchísimo menos habría constantes pedidos de juicio político. Acá, compañeros, no pasa nada. Nos acostumbramos a la farsa y a la prepotencia, y el error garrafal nos parece apenas un chubasco veraniego. La argentina es una sociedad moral y políticamente quebrada. Y dedicada a la comedia. Alejados de estos problemitas y brindando por la revolución, muchos kirchneristas de Palermo Hollywood comienzan a reunirse en “Los Octubres”, el flamante restaurante de Thames y Costa Rica que abrió Juan Carlos “Canca” Gullo, prominente miembro de la “juventud maravillosa” y padrino de “los pibes para la liberación”. Allí despliega el glamour setentista: vende camperas montoneras, ofrece muñequitos de peluche de Cristina y sirve caipiobreras a 65 pesos, una caipiriña que ningún obrero real podría pagar sin atragantarse. Así funciona el pobrismo vintage y la frivolidad de este grupo añejo que sigue de fiesta mientras matan abuelos, padres, hijos y nietos cada día sin que nadie, en la cúspide del poder, haga ni siquiera un mohín de misericordia.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized