!QUE PARADOJA!

3 comentarios

agosto 31, 2014 · 7:33 pm

Argenzuela: parte I

Fuente: Diario La Nación

El kirchnerismo encontró en la Venezuela chavista el modelo para construir un Estado desmesurado donde la

Américo Vespucio bautizó “pequeña Venecia” a las nuevas tierras que hoy conforman Venezuela. Se equivocó Vespucio en su predicción, pues bajo la cuenca de Maracaibo había un enorme mar de petróleo y el diminutivo le quedó chico. El nombre de nuestro país, en cambio, nunca fue diminuto. Nació asociado a la prosperidad, pues la Argentina era el camino hacia el “argentum”, la plata que se encontraría remontando el río color león. Aquí se equivocó el poeta Martín del Barco Centenera, pues la “plata” provino del cultivo de la tierra y no de tesoros del inca peruano.

La pequeña Venecia fue una gran nación, cuna de Simón Bolívar, Francisco Miranda, Andrés Bello, Rómulo Gallegos y Arturo Uslar Pietri, entre tantos patriotas e intelectuales. Lamentablemente, también tuvo al dictador Marcos Pérez Jiménez y a su admirador, Hugo Chávez Frías, presidente de la República Bolivariana de Venezuela desde 1999 hasta su muerte, en 2013. Dos militares, uno de extrema derecha y el otro, socialista. Ambos unidos en su visión totalitaria del gobierno, en su populismo y corrupción.

El kirchnerismo encontró en Venezuela el modelo para construir un Estado desmesurado en una Argentina diminuta. Para hacer de la Argentina una Argenzuela.

Néstor Kirchner advirtió que la soja argentina, como el petróleo venezolano, servía para acumular poder mediante empleos públicos, subsidios tarifarios y estrafalarios, jubilaciones sin aportes, pensiones sin razones, sometimiento provincial y clientelismo popular. Y muchos planes para militar y haraganear antes que para trabajar.

En ambos países, la desmesura presidencial pretendió hacer añicos la división de poderes, la independencia del Poder Judicial y la libertad de prensa. Poco quedó del nombre “República” a la designación oficial de las dos naciones.

Como todo proceso autoritario, aquí y allí se atemorizó a la población con la amenaza de enemigos internos y externos. Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro, denunciaron conspiraciones. Cristina Kirchner, buitres de adentro y buitres de afuera. Al momento de definir aliados, Irán, Siria, Libia y los gigantes Rusia y China fueron los socios dilectos de chavistas y kirchneristas. Esto es, países de una ostensible fragilidad institucional.

La enorme billetera de Chávez permitió soslayar al Fondo Monetario Internacional. La Argentina emitió bonos por más de 4000 millones de dólares que tomó nuestro mentor, a una tasa usuraria. El dinero corrió también en sobres y valijas, en aviones y vehículos oficiales. Una inspectora descubrió allá por 2007 una valija repleta de dólares de Guido Alejandro Antonini Wilson, que según su portador estaban dirigidos para la campaña de Cristina Kirchner. De acuerdo con Antonini, la valija era de Claudio Uberti, por entonces mano derecha del ministro Julio De Vido. Uberti fue sobreseído. No ocurrió lo mismo con Eduardo Sadous, ex embajador en Venezuela, quien denunció una “embajada paralela” en Caracas, manejada por Uberti, para hacer negocios non sanctos. Como en el reino del revés, quien fue injustamente procesado por falso testimonio agravado fue Sadous.

Como en todo populismo, en Venezuela y la Argenzuela (nos duele escribirlo así) se destruyó la cultura del esfuerzo y del trabajo, el ahorro y la inversión privada, se politizaron todos los ámbitos del quehacer colectivo y la población fue cada vez más dependiente del Estado.

Chávez lanzó diversas “misiones”, para lograr “en la próxima década, cero pobreza”. Las misiones se financiaron con la burbuja petrolera, inflada con precios de 150 dólares por barril en 2008, que cayeron a la cuarta parte a fines de ese año. La soja había llegado a 600 dólares la tonelada y también cayó a menos de 400 en un santiamén. Al agotarse los recursos públicos, el rey quedó desnudo y ambos países se arroparon en la inflación, los controles y la persecución empresaria para ocultar el lado más oscuro de sus partes pudendas.

El año pasado, Venezuela tuvo la mayor inflación del mundo: un 56,2%. Su mejor alumna, la Argentina, hizo un gran esfuerzo imprimiendo billetes y acaba de obtener el bronce, con el 36,9% de inflación interanual. En contrapartida, países como Chile, Perú, Ecuador o Colombia registraron tasas inferiores al 3%. Aun Bolivia y Paraguay tienen niveles de inflación apenas superiores a ese dígito y muy distantes del argentino.

La inflación genera pobreza, exclusión e inequidad. En Venezuela y en la Argentina, la pobreza supera el 27%. Si la violencia es resultado de la desigualdad, no es de extrañar que la inseguridad haya crecido en ambos países. Entre los venezolanos, la tasa de homicidios es de 53,7 por cada 100.000 habitantes, cuando la tasa promedio mundial es algo inferior a 7. En nuestro país, la tasa es creciente, sobre todo en el conurbano, y es indecorosa la referida a las muertes de agentes policiales. La pobreza y las drogas colocan a la Argentina en la tasa de robos más alta de América, 973 cada 100.000 habitantes, cuando el promedio es de 456.

Con su tercer mandato, Chávez abandonó la actitud reformista, para adoptar el llamado socialismo del siglo XXI, con el lema “Patria socialista o muerte”, semejante a nuestro “Vamos por todo”. A partir de entonces, su dedo índice bastó para señalar el límite entre lo público y lo privado: “¡Exprópiese, exprópiese!”, fue el latiguillo del comandante de Sabaneta para ordenar expropiaciones, como los zares rusos.

Al compás de sus humores, dispuso una ola de expropiaciones de empresas en áreas estratégicas, como la telefónica, la alimentaria y la petrolera. Se nacionalizaron 1168 compañías en una década. En su impulsiva ignorancia, mezcló industrias básicas con alimentos y supermercados con ferries o teleféricos.

Así, expropió la Biblia y también el calefón. En la Biblia del estatismo están los teléfonos, el petróleo, la energía y el acero. Para la petrolera Pdvsa, los yacimientos en la Faja de Orinoco, de ExxonMobil. Para los sindicatos, la siderúrgica Sidor, subsidiaria de la argentina Tenaris, y toda la industria cementera: la colombiana Cemento Andino, la francesa Lafarge, la suiza Holcim y la mexicana Cemex. También la energía pasó a la gestión burocrática, como Electricidad de Caracas (ex AES). Y para incomunicar al país, estatizó la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela.

“Ordeno que se abra un expediente con miras a un proceso expropiatorio de la cadena Éxito”, bramó el comandante y allí se encontraron los franceses del grupo Casino, sin su supermercado. “Exprópiese”, dijo respecto del principal fabricante de envases de vidrio Owens Illinois, supuestamente por explotar a los trabajadores y contaminar el medio ambiente. Cargill fue intervenida por atentar contra la ley de producción de alimentos. Y para garantizar la seguridad alimentaria, la petrolera Pdvsa adquirió Lácteos Los Andes. Por la misma época, el gobierno compró el Banco de Venezuela al Santander y, de manera forzosa, la cadena Hilton.

Las empresas de capital local tampoco fueron exceptuadas. Supermercados Cada, Molinos Nacionales, la Industria Nacional de Ferretería, la textilera Silka y el Teléferico de Caracas, entre otras. Hasta el ferry a la Isla Margarita pasó a la gestión pública.

Como indica el manual bolivariano, antes de que desaparezca el capitalismo, se debe beneficiar a los amigos para que ahorren en el exterior, una derivación tropical del socialismo que sorprendería al propio Marx. En Venezuela, la “boliburguesía” se enriqueció con Pdvsa, el narcotráfico, la sobrefacturación de importaciones y las operaciones con bonos argentinos.

En la Argentina, se crearon varios imperios particulares, a contrapelo del éxodo de inversores externos, con el apoyo estatal. Cristóbal López pudo hacer rentable Alcalis de la Patagonia; pagó a Petrobras sus estaciones de servicio con el impuesto a los combustibles, y se quedó con Radio 10 y C5N. Este Cristóbal tuvo más suerte que el genovés, pues fue coronado como rey del juego mediante el inolvidable decreto que lo “intimó” a quintuplicar las tragamonedas de Palermo y le extendió la concesión por muchos años más.

El imperio patagónico de Lázaro Báez incluyó estancias sumergibles y hoteles alquilados y no ocupados, además de sociedades en el estado de Nevada, EE.UU. Otros amigos del poder se las ingeniaron para convertirse en grandes contratistas del Estado. Y la sumisión al relato oficial hizo posible que el grupo Szpolski, financiado con pauta publicitaria, ahora también aspire a operar en telefonía móvil, si logra comprar Nextel en la región.

El capitalismo de Estado, al estilo de Venezuela, nunca fue la idea de Néstor Kirchner. Prefería controlar las empresas y, eventualmente, que las comprasen los amigos (capitalismo de amigos), como intentó con Telecom o con Telefé.

Las estatizaciones se produjeron por motivos coyunturales o fracasos de gestión, llámense Correo Argentino, Aguas Argentinas, Aerolíneas Argentinas, Tandanor y varias líneas ferroviarias. Luego Kicillof apuntó a YPF, motivado por sus apuros de tesorería. Y desde allí se entrometió en Profértil, Compañía Mega, Petroken y Metrogas.

La expropiación de los fondos de las AFJP permitió a la Anses gastar el ahorro de los jubilados en planes “de cadena nacional” y designar jóvenes camporistas para disciplinar los directorios de numerosas empresas de capital abierto.

En tiempos de la Argentina mayúscula, se adoptó el modelo de los países exitosos, fomentando la educación y el trabajo verdadero. Ese modelo permitió atraer a todos los excluidos del mundo, quienes formaron aquí sus familias, construyendo sus casas, ahorrando con libreta y enorgulleciéndose de tener un “hijo dotor”. Inexplicablemente, las actuales autoridades parecen decididas a borrar de nuestra memoria ese pasado y a convertirnos en Argenzuela, paria mundial donde crecen la inflación, la pobreza, la violencia, el narcotráfico y la drogadicción. Como ocurre en nuestro actual modelo, la Venezuela chavista..

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Los gastos de una familia tipo en la Capital subieron 39,3%

Fuente: Diario Clarín

Por Ismael Bermúdez

Datos de la Dirección de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires Es si se compara julio de 2014 con el mismo mes de 2013. Un matrimonio con dos hijos necesita $9.022 por mes.

En un año, el costo de la canasta básica de una familia tipo porteña de matrimonio joven con 2 hijos menores y que es propietaria de la vivienda, aumentó el 39,3%, según la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

Con este incremento, en julio, el valor de la canasta ascendió a 9.022,29 pesos mensuales. Y si la familia debe pagar un alquiler modesto el costo llega a $ 11.148,64.

Así, el valor diario de la canasta total de los que tienen vivienda propia ascendió a $ 300,74 y para los que alquilan a $ 371,62. Este monto no incluye servicio doméstico, transporte ni educación ni medicina privada. Y supone que alimentos y ropa representan el 55% de la canasta total.

El incremento de la canasta, de casi el 40%, supera los aumentos salariales obtenidos tanto por los empleados públicos y privados como por los jubilados.

Se estima entonces una caída del poder adquisitivo de las familias de hasta el 10%, lo que se refleja en las menores ventas en supermercados y distintos negocios (ver esta misma página).

Según el INDEC, con datos del primer trimestre, en la mitad de los hogares porteños el ingreso total familiar era inferior a los 10.000 pesos mensuales. A julio, se calcula que el 40% de las familias no cubriría el gasto total básico.

En cuanto a los alimentos registraron una suba de 40,1%, liderada por la carne, cereales y legumbres. El gasto en este rubro pasó a absorber casi el 45% del gasto familiar.

En tanto, incrementos muy superiores tuvieron varios rubros de servicios públicos: 90% el transporte público (subte y colectivo), 114% el gas y 133% el agua, mientras la electricidad siguió con la tarifa congelada.

A su vez, la dirección de Estadística porteña considera que los gastos en salud son bajos.

Básicamente, los medicamentos, porque considera que la familia tiene cobertura de la obra social o del hospital público.

Otro rubro de fuerte peso en el gasto es la indumentaria que marcó un alza del 45%.

Y similar porcentaje aumentaron los gastos en artículos de limpieza.

En el caso de un matrimonio adulto, sin hijos, ambos inactivos y propietarios de la vivienda, el costo de la canasta a julio fue de 4.524,61 pesos, un valor que supera 64 % el haber jubilatorio mínimo. Y aún si ambos cónyuges perciben jubilación y/o pensión mínima, en caso de ser inquilinos, podrían únicamente cubrir el gasto familiar mínimo. Solo podrían afrontar los gastos totales si son propietarios de la vivienda.

En peor situación están los que perciben pensiones no contributivas que equivalen al 70% del haber previsional mínimo.

Desde fines de 2008, ya concretada la “intervención” al Area de Precios del INDEC, la Dirección porteña elaboró un “sistema de canastas de consumo” de la Ciudad.

Esas canastas se diseñaron con “el método de las necesidades básicas generalmente utilizado para estimar las líneas de pobreza” y “siguiendo el criterio de que a igual contribución nutricional se escogió el producto de menor costo”.

En cambio, desde el año pasado, el INDEC dejó de difundir los valores de las canastas básicas por lo que no hay medición oficial nacional ni de indigencia ni de pobreza. Mediciones alternativas, como las de la UCA o la CGT, ubican la pobreza en torno del 30% de la población, con picos más altos en el conurbano y el norte argentino.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La corrupción no es por idiosincrasia sino por política

Fuente: Curar con Opinión

Por Dr. Daniel Cassola

Existen una serie de prejuicios y tics que los argentinos hemos adoptado como propios. Es común que se asocie al ser nacional con el canchero, el que se las sabe todas. Y lamentablemente, es frecuente que se asocie al argentino con la corrupción.

Hay cientos de ejemplos que podemos citar para ilustrar esta situación. Incluso ex presidentes, como Jorge Battle de Uruguay, que han dicho que los argentinos son o somos todos corruptos.

En primer lugar, decir que somos todos corruptos es relativizar el problema. Somos todos significa que nadie es responsable de nada.

Por otra parte, existe otra manera de sacarse de encima el problema de la corrupción. Esto es, atribuyéndoselo a la naturaleza humana. Decimos que el hombre por naturaleza es corrupto y listo. Es la segunda operación falsa.

Si todo fuera lo mismo sería lo mismo vivir en Somalia o en Dinamarca. Nombramos a estos dos países porque son los dos extremos del último informe de la Organización Transparencia Internacional, siendo Somalia el país con más percepción de la corrupción y Dinamarca el más limpio, por llamarlo de alguna manera.

Otra cuestión que es errónea es el planteo que sostiene que contra la corrupción no se puede hacer nada. El mismo informe que citamos anteriormente brinda información sobre países que han mejorado, y mucho, su situación de transparencia.

Nombramos un solo caso, que resulta el más ilustrativo. Nos referimos a un país que es prácticamente desconocido para los argentinos. Se trata de Georgia, una nación ubicada al sur de Rusia que con anterioridad formaba parte de la Unión Soviética.

Transparencia Internacional ubicó a Georgia en el puesto 55 del ranking, pero luego de haber estado en el escalón número 99. O sea, se trata de un ascenso fenomenal, lo que indica que en ese país se sostuvieron políticas contra la corrupción.

¿Cuál es el secreto de los georgianos? Primero decisión política y luego cero impunidad. El nuevo gobierno que asumió en Georgia en 2004 redujo en un 85 por ciento las licencias que emitía el Estado, gran fuente de corrupción. O sea, el primer paso fue eliminar la burocracia innecesaria que genera gastos para los ciudadanos.

La segunda medida fue también un fuerte mensaje para la sociedad. En los primeros años del gobierno, fueron encarcelados por hechos de corrupción el ministro de Energía y el de Transportes y Comunicación. También cumple una sentencia en prisión el presidente de la Asociación de Fútbol de ese país.

Esto quiere decir que para combatir a la corrupción lo que hay que cambiar son las reglas, los procedimientos y los controles, y no la idiosincrasia de la población.

Por si no lo saben, en el ranking de Transparencia Internacional, Argentina ubica el puesto número 106 junto a Bolivia, Gabón, México y Níger.

“Las moratorias se dan porque hay mucha gente en negro”

Lo aseveró Carlos Brown, diputado nacional del Bloque Fe.

“No se trata de que haya cada vez más jubilados con la mínima sino que haya un salario que le permita a los jubilados vivir en plenitud. Los ajustes a las jubilaciones que se dan están fuera de foco con respecto a la inflación. Las moratorias se dan por la cantidad de trabajo en negro que hay. El Estado es quien debería fiscalizar pero a la vez es el principal empleador en negro”, comentó el legislador.

“No hay un esquema jubilatorio adecuado sino golpes espasmódicos. Cada vez es más grande la cantidad de gente que cobra 3 mil pesos por mes. En la ley hay una ficción, que es que los beneficiarios van a pagar parte de sus aportes, y el resto va a provenir de los fondos de la Anses. Va a llegar un momento dado que si se sigue con las moratorias la Anses va a tener problemas”, agregó Brown.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La Cámara de Diputados convirtió en ley la nueva moratoria previsional

Fuente: iProfesional

La normativa se aprobó con amplio consenso. Apunta a que autónomos y monotributistas en edad jubilatoria regularicen los aportes hasta diciembre del 2003. Para alcanzar el beneficio, la persona debe tener la edad para jubilarse y no debe tener una prestación previsional

La Cámara de Diputados aprobó y convirtió en ley el proyecto de moratoria previsional enviado por el Poder Ejecutivo, que permite regularizar las deudas previsionales de los trabajadores autónomos y monotributistas en condiciones de acceder a una jubilación.

Tras un debate de casi ocho horas, la iniciativa fue aprobada por 202 votos afirmativos contra cuatro abstenciones que correspondieron a Carla Carrizo y Martín Lousteau, ambos del bloque SUMA+UNEN, y de Fernando Sánchez y Pablo Javkin, de la Coalición Cívica ARI.

Si bien mostraron algunos cuestionamientos, se expresaron a favor los bloques de la UCR, el PRO, el Frente Renovador, el Partido Socialista, Proyecto Sur, Unidad Popular, el Frente de Izquierda, Libres del Sur y el GEN.

El proyecto apunta a autónomos y monotributistas que, habiendo cumplido la edad jubilatoria -o cumpliéndola en los dos años de vigencia de esta norma-, tengan que regularizar aportes hasta diciembre del 2003, ya que el plan anterior regía hasta 1993.

Para alcanzar el beneficio, la persona debe tener la edad para jubilarse -60 para las mujeres y 65 para los hombres- y no debe tener una prestación previsional, o ésta no debe superar la mínima. El valor de la cuota mensual -se puede hacer hasta en 60 pagos- se calcula sobre la base de los años de aportes que faltan, más los intereses, con un tope de hasta el 50 por ciento del capital.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Así como defendimos a Campagnoli, defendamos a los jueces que fallan conforme a derecho, como los jueces Herrero y Fernández

3 comentarios

agosto 25, 2014 · 5:43 pm

“Se está gestando otro atropello a la justicia y a los jubilados.

Foto: Los jubilados esperamos cobrar.<br />
El ANSES espera a La Parca<br />
NO al jury de los jueces #HerreroyFernandez !!” width=”504″ height=”288″ /></p>
			</div><!-- .entry-content -->
	
	<div class=

1 comentario

agosto 25, 2014 · 5:32 pm